El avance de la pandemia por Coronavirus golpeó fuerte en todos los rubros y el artístico fue uno de los más perjudicados. Desde el CDC afirman que la pandemia paralizó toda actividad y que “rodajes interrumpidos, proyectos pospuestos, salas de cine cerradas y miles de puestos de trabajo perdidos conforman parte del frágil panorama del sector”. “Queremos un INCAA activo que acompañe al sector en la crisis y que diseñe un futuro para un cine plural”, sentenciaron.

Asimismo, denuncian que no existieron políticas de ayuda por parte del Estado. “La gravedad de la crisis, que golpeó especialmente al cine independiente, lejos de ser contenida por la presencia del Estado a través del INCAA, se vio agravada por la ausencia de un plan de emergencia”, afirmaron y añadieron que a este panorama se sumó “la absoluta falta de diálogo con el sector y la deficiencia en todos los procesos administrativos e institucionales”.

De este modo, declararon que a casi un año de las promesas de diálogo y trabajo, no hay claridad ni perspectiva para el cine: “El futuro inmediato es preocupante, las autoridades del INCAA no quisieron o no supieron dar la batalla elemental de gravar a las OTT (Netflix, Amazon Prime, etc.) y garantizar los recursos necesarios para reactivar la producción”.

Además, afirmaron que junto a la Coordinadora Audiovisual Federal (CAF) impulsaron proyectos legislativos para gravar a las grandes empresas mencionadas anteriormente a través de un impuesto similar al que hoy se cobra en las entradas de cine de todo el país, pero no obtuvieron respuestas: “Dialogamos con legisladores, legisladoras y especialistas, generando materiales explicativos hacia la comunidad sin sentir, más allá de algunas declaraciones radiales, el acompañamiento activo de la gestión”.

Por otro lado, desde el CDC apuntan el poco diálogo que existe con la gestión del realizador Luis Puenzo frente al INCAA y la exclusión latente a la hora de presentar proyectos ante el instituto debido a “excluyentes requisitos”.

Otro de sus reclamos gira en torno a las desigualdades de género: “Nucleades en el Frente Audiovisual Feminista Federal, hemos dado una pelea pública para demostrar que ya no se puede seguir invisibilizando las desigualdades por condicionamientos de género y que es urgente que haya medidas estructurales que transformen estas desigualdades en derechos para todes. Las autoridades del INCAA respondieron con dilaciones y medidas superficiales demostrando no comprender la profundidad del reclamo y de un movimiento que es imparable”.

“Queremos un INCAA que proteja la soberanía de la producción audiovisual nacional, que piense en las series audiovisuales como una posibilidad de contar historias diversas a lo largo y ancho de nuestro territorio nacional, y no como una usina de venta de fuerza de trabajo para las grandes cadenas de streaming”, apuntaron.

“El cine independiente está en crisis y las autoridades que tienen la responsabilidad de diseñar, consensuar e implementar las políticas cinematográficas, no lo están haciendo. Desde el Colectivo de Cineastas queremos un INCAA que esté a la altura de las circunstancias. Por una cinematografía plural, inclusiva y federal”, concluye la carta abierta.