Se contó con 241 votos a favor, uno en contra y dos abstenciones y así se ratificó el Convenio 190 de la OIT sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo que estará vigente a partir de junio de 2021.

Además, se detalló que el objetivo será establecer un marco común para crear un enfoque integral con consideraciones de género como herramienta para abordar dichas problemáticas.

Si bien alcanzará a trabajadores y trabajadoras cualquiera sea su situación (asalariados, desempleados, postulantes, pasantes, aprendices), se reconoce que las mujeres están más expuestas a situaciones de violencia y acoso en la órbita laboral. Asimismo, se abarca no sólo al trabajo delimitado en un lugar físico específico, sino también a las comunicaciones profesionales.

El debate comenzó con la intervención de Vanesa Siley, Presidenta de la Comisión de Legislación Laboral, quien afirmó que "fue clave la tarea desarrollada por la red intersindical para lograr el Convenio de la OIT" y señaló que el instrumento tendrá como objetivo buscar "condiciones dignas de trabajo".

Por su parte, Claudio Moroni -Ministro de Trabajo- declaró: “Es agenda propia del Gobierno la ratificación del Convenio del organismo laboral, porque es agenda propia la eliminación de toda desigualdad. Habrá que dictar varias normas, con mucho diálogo y trabajo, entre los sectores y las jurisdicciones nacionales, porque lo importante es que las conductas apliquen esas normas. La normativa debe ser conducta”.

Dicho convenio fue aprobado en la OIT de Ginebra en junio de 2019, y actualmente se trató en Argentina por un expreso pedido del Presidente Alberto Fernández, confirmando su lucha contra la violencia laboral.