Durante el encuentro, realizado en la sede de la Unión Ferroviaria, se presentaron avances en el “plan de desarrollo humano integral” inspirado en la consigna de “Tierra, Techo y Trabajo” impulsado por el Papa Francisco junto a movimientos populares de todo el mundo.

Según el documento publicado, el plan tiene como ejes centrales “la promoción del trabajo como ordenador social, poblar la patria, integrar las ciudades mediante el acceso al suelo, conectar el territorio a través de una propuesta de transporte multimodal, reactivar la producción, recuperar el ahorro en moneda nacional y cuidar la 'casa común' con propuestas que contemplen la ecología integral”.

Estas iniciativas fueron pensadas como una posible estrategia para reconstruir el panorama y la recuperación laboral tras el paso de la pandemia de Coronavirus, y también plasma el consenso de actores del sindicalismo y de los movimientos sociales con aportes propios de ambos sectores.

Por otra parte, cabe destacar que dicho plan propone la creación de 4 millones de puestos de trabajo que pertenecerán a la economía popular y sólo 240.000 empleos estarán registrados y regulados por convenio colectivo.

Del encuentro participaron Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), Gerardo Martínez (UOCRA), Mario “Paco” Manrique (SMATA), José Luis Lingieri (Agua y Saneamiento), Víctor Santa María (SUTERH), Guillermo Moser (Luz y Fuerza), Andrés Rodríguez (UPCN), Guillermo Mangone (Gas), Juan Grabois (MTE), Dina Sánchez (Frente Popular Darío Santillán), Jacqueline Flores (MTE), Román Buccino (Movimiento Popular La Dignidad), Luciano Álvarez (CCC), el obispo Oscar Carrara, el padre Charly Olivero, y el ex diputado Julián Domínguez por SMATA. Además, se contó con la presencia de los legisladores del Frente de Todos Federico Fagioli, Itaí Hagman y Cristina Álvarez Rodríguez.

El plan propone una inversión inicial de $750 mil millones de pesos anuales, lo que representa el 2% del PBI, y contempla propuestas tanto de ejecución inmediata como otras de mediano y largo plazo.

“El diálogo entre los representantes de los trabajadores de los sectores público, privado y popular marcaron un camino que es urgente retomar. A la crisis que vivía la economía argentina, profundizada por las políticas de corte neoliberal del gobierno macrista, se sumó un cataclismo global que golpea a todos, pero se ensaña en especial con los trabajadores y trabajadoras que no cuentan con la protección de las normas que el movimiento obrero organizado conquistó a partir del vertebramiento de la representación sindical organizada”, destaca el documento.