Desde la FASiPeGyBio, conducida por Pedro Milla, han planteado en reiteradas oportunidades una posible pérdida de miles de puestos de trabajo ante la parálisis de la actividad del sector de biocombustibles, que lleva más de tres meses, y reclaman una mesa de diálogo con todos los actores involucrados.

El Secretario de Hacienda de la FASiPeGyBio y dirigente del Sindicato de Petroleros de Bahía Blanca, Gabriel Matarazzo, declaró: “La realidad es que las plantas de todo el país siguen cerradas y con los trabajadores cobrando apenas la mitad de sus salarios. La falta de rentabilidad para producir está lejos de resolverse. No me corresponde defender a los empresarios, pero es verdad que con estos precios trabajan a pérdidas”.

Asimismo, Matarazzo sostuvo que los biocombustibles no recibían ningún tipo de aumento desde diciembre de 2019 y que la nueva suba del 10% “no mueve la balanza”. “El atraso debe rondar el 40%. Nosotros estamos en contacto permanente con el Secretario de Energía, que entiende la situación, pero nos dice que él depende del Ministro de Economía, que evidentemente no le está dando prioridad a esta cuestión”, señaló en diálogo con el portal LaNueva.com. En relación a esto, el dirigente subrayó la necesidad de crear una mesa de diálogo en la que participen todos los sectores involucrados y también el gobierno.

Actualmente, la actividad del biocombustible funciona como fuente laboral para unas 10.000 familias a nivel nacional. Desde el gremio apuntan que no existe una política energética destinada a sostener la rentabilidad de las pymes.

“Muchas familias dependen de esta actividad. No se puede tomar con tanta liviandad. Es necesario conformar una mesa de diálogo y negociación con todos los actores y se llegue a un acuerdo global, que satisfaga, en mayor o menor medida, a todos y que genere previsibilidad”, concluyó Matarazzo.