Un enorme repudio se desató ayer tras la viralización de un video de Soledad Acuña en una charla con el Diputado Fernando Iglesias, durante la que apuntó nuevamente a los docentes y llamó a los padres de los alumnos a realizar “denuncias formales” para “intervenir en el aula” ante casos de “bajada de línea política”.

La Ministra volvió a señalar a los docentes y sostuvo: “Son personas cada vez más grandes de edad que eligen la carrera docente como tercera o cuarta opción luego de haber fracasado en otras carreras”. Y continuó: “Si uno mira el nivel socioeconómico, o en términos de capital cultural, al momento de aportar para el aula, la verdad es que son de los sectores más bajos socioeconómicos los que eligen estudiar la carrera docente”.

Los repudios ante estas declaraciones estigmatizantes no tardaron en llegar. Angélica Graciano, Secretaria General de la Unión de los Trabajadores de la Educación (UTE), apuntó: “Fue un ataque brutal. Es muy grave lo que dice en contra las maestras. Dice que las que estudiamos magisterio somos grandes y unas fracasadas porque no elegimos otras carreras. Dice que no tenemos capital cultural porque pertenecemos a clases bajas, es muy grave”. Asimismo, agregó que Acuña “no acepta la libertad de cátedra” y que ese tipo de práctica “lleva hacia los lugares más oscuros de la dictadura”.

Por otro lado, Jorge Adaro, Secretario Adjunto de ADEMYS, tildó las declaraciones de la Ministra como “fascistas” y agregó que “no sorprende lo que dijo, porque es una provocación más”.

También se manifestó al respecto Eduardo López, Secretario General de la Confederación de Trabajadores de la Educación: “Hablan como gerentes de una comunidad educativa que maltratan, espían y persiguen desde hace 13 años y que odian por no poder doblegar”, subrayó.

De igual manera lo hizo Hugo Yasky, dirigente de la CTA, quien declaró que “Acuña rompió un récord incluso para el macrismo. No hay antecedentes, en toda la historia argentina, de una autoridad educativa que insulte de esta manera a la carrera docente y a la educación pública”.