En su último informe sobre el mercado de trabajo realizado a través de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) afirmó que, luego del pico de 13,1% de desempleo durante la fase uno y su duro golpe en la economía, el desempleo cayó a 11,7%.

Según los datos relevados, en el tercer trimestre de 2020, la tasa de actividad se ubicó en 42,3%; la tasa de empleo, en 37,4%; y la tasa de desocupación en 11,7%. A pesar de la ­flexibilización de las restricciones sobre las actividades y la circulación de las personas, en el tercer trimestre del año la pandemia por la COVID-19 continuó impactando sobre la dinámica del mercado de trabajo. Aún así, y tras el derrumbe de la economía en el segundo trimestre, los datos de desocupación han mostrado niveles inferiores a los esperados.

De esta manera, la desocupación afectó al 11,7% de la sociedad durante el tercer trimestre del año, lo que significó un aumento de dos puntos porcentuales realizando una comparación interanual con el 9,7% del mismo período de 2019.

Asimismo, los datos arrojados por la investigación demuestran que la tasa de actividad subió de 38,4% a 42,3%, y la del empleo se incrementó de 33,4% a 37,4%.

Con respecto a la separación por áreas, el Gran Buenos Aires fue la región que más desocupación arrojó, un 13,8%. Luego le sigue la región Pampeana con un 11,2%, el noroeste con un 8,6%, y el noreste con un 7,3%. Por otras latitudes, en Cuyo el nivel de desocupación fue del 7%, y en la Patagonia del 6,5%.