José Voytenco, Secretario General de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre), aseguró que el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre) “debe ser administrado por el Estado y los trabajadores, pero sin intervención de la patronal”, con el objetivo de “poner fin a la vergüenza del trabajo no registrado, la trata de personas y el trabajo infantil en el sector agropecuario”.

Desde que el Renatre comenzó su trabajo hace dos década, se han registrado aproximadamente 350 mil trabajadores rurales, pero aún quedan más de 500 mil que trabajan en negro, de manera informal. “No se ha cumplido con la misión más importante que justifica la existencia de esta institución”, apuntó Voytenco, y atribuyó dicha falencia al “persistente conflicto de intereses entre el sector patronal y el obrero”.

En tanto, el dirigente reivindicó la tarea que lleva adelante la Uatre contra la explotación laboral y planteó la necesidad de un “trabajo mancomunado entre el sector obrero, el empresariado y el Gobierno para generar políticas públicas que permitan un auténtico desarrollo”.

Para concluir, el líder de la Uatre recordó que este año se conmemora el centenario de los Mártires de la Patagonia Rebelde, los miles de trabajadores rurales masacrados por luchar por sus derechos. “Toda la dirigencia política, empresarial y sindical debiera preguntarse si las condiciones de vida y de trabajo han cambiado mucho para la mayoría de las familias rurales, cien años después de aquella infame vergüenza nacional”, concluyó Voytenco.