Envalentonado por el triunfo electoral en las PASO; el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, anunció el “Plan de Futuro”. Se trata de un proyecto que trasluce una clara intención de avanzar hacia la flexibilización laboral y reflota las pasantías obligatorias que ya había intentado imponer en 2017.

El “Plan de Futuro”, comunicó Larreta en una conferencia de prensa la semana pasada, reside en cinco ejes -bienestar integral; seguridad; educación y trabajo; transformación urbana; y ciudad digital- sobre los cuales los ciudadanos podrán presentar propuestas.

Justamente en el área de educación y trabajo, es dónde aparece la idea de obligar a trabajar gratis a los estudiantes.

“La mejor manera para superar la pobreza es el trabajo, pero empieza por la educación”, intentó argumentar el jefe comunal cambiemita.

En ese contexto, expresó un viejo anhelo de la gestión Cambiemos cuestionado por la comunidad educativa: que los estudiantes del último año de la secundaria participen en pasantías obligatorias en el sector privado, una ONG “o en el Teatro San Martín si tienen una veta artística”.

Legalmente, no pueden ser llamadas pasantías porque los alumnos no recibirán una recompensa económica (“asignación estímulo”, según la Ley N°26.427) por pasar horas en las compañías que adhieran al programa.

Estas “prácticas” existen actualmente en algunas escuelas privadas y en establecimientos de educación técnica y el Gobierno quiere extenderlas a todas las escuelas de gestión estatal.