En el marco de un acto en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada, Alberto Fernández firmó el convenio "Procrear II Cogestión Local con Sindicatos" junto a la CGT y la CTA para entregar 1200 viviendas en el AMBA. Además, habló sobre la exorbitante deuda contraída por Mauricio Macri y aseguró que “sólo se entiende por miserabilidad política que muchas casas no hayan sido entregadas en la gestión anterior”.

Durante el acto, el Primer Mandatario estuvo acompañado por Héctor Daer, cotitular de la CGT; Hugo Yasky, líder de la CTA; Jorge Ferraresi, Ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, quien fue responsable de suscribir el convenio de adhesión al programa con los gremios; y Fernando Espinoza, intendente de La Matanza. Además, en la ceremonia se hizo entrega de las llaves de diez casa a distintas familias adjudicatarias del plan Procrear.

Asimismo, esta iniciativa tiene como objetivo facilitar el acceso a un techo propio, al tiempo que promueve un rol activo de los sindicatos. Las 1200 viviendas mencionadas están ubicadas en la ciudad de Buenos Aires y en los municipios bonaerenses de Ezeiza, La Matanza, San Miguel, San Nicolás, Lincoln, Bahía Blanca y Tandil.

En tanto, Fernández explicó que fue Jorge Ferraresi, Ministro de Hábitat, quien tuvo la iniciativa de involucrar a las centrales obreras en este proyecto y declaró: "Celebro que la CGT y la CTA estén juntas para hacerles llegar casas a trabajadores y trabajadores. Darle una casa a una familia es darles tranquilidad. Ellos las pagan, nosotros hacemos un esfuerzo y ellos hacen el propio. Este instante en el que veo a un matrimonio con sus hijos resolver un problema, lo disfruto mucho, le da sentido a la gestión de Gobierno".

"Jorge interpretó mejor que nadie lo que era una preocupación mía desde el primer día, que cada familia tenga un techo porque es un derecho humano", añadió.

Por otro lado, el Presidente habló sobre la deuda con el FMI, contraída durante la gestión de Mauricio Macri, y señaló: "Con la mitad de lo que deberíamos pagarle el año que viene al fondo podríamos construir 260 mil viviendas".

"Cuando me apuran a acordar con los acreedores, digo que mi urgencia son los que no tienen techo. Quiero que cada uno asuma la responsabilidad que le cabe. Prestarle esa plata a un país que estaba en default...hay responsabilidad por todos lados", apuntó.