En febrero de este año, a casi un año del anuncio del cierre de las operaciones en la Argentina, Latam decidió enviar telegramas de despidos a los trabajadores que seguían litigando contra la compañía de bandera chilena, pidiendo por su continuidad laboral.

La medida fue calificada por los empleados como "ilegal", ya que en ese momento regía el decreto del gobierno nacional que prohibía los despidos, por lo cual se presentaron a la justicia. Varios de ellos lograron fallos favorables, que fueron apelados por la firma.

Esta semana, la Cámara Nacional del Trabajo rechazó habilitar la feria judicial para tratar el tema, como habían pedido los representantes de Latam, que reclaman que se trate de manera urgente el tema. 

Los empleados festejaron la decisión judicial, y alertaron que el único interés de la empresa aerocomercial es "que le liberen el embargo de sus cuentas", decidido para hacer cumplir el pago de salarios.

Restitución y pago de salarios

En la demanda, varios trabajadores piden la restitución, que si bien parece lejana, obliga a que se mantenga el pago de salarios, por lo menos hasta que esté vigente la decisión presidencial.

La decisión de la llamada "Sala de Feria" de la cámara laboral estableció que "no se aprecian razones" como para considerar que se trata de causas que "revistan una urgencia de tamaña envergadura" como para que no se puedan esperar unos días, ante "la inminente finalización del receso" y la reanudación de la actividad judicial, que se producirá el lunes.

Las medidas de primera instancia ordenaban a la compañía abonar "los importes correspondientes a los ingresos netos" que habrían debido percibir desde febrero último de no haber sido despedidos, contra lo dispuesto por el decreto de necesidad y urgencia 413/21. 

La empresa había apelado las medidas cautelares y pedido la habilitación de la feria, pero la justicia decidió que la causa sea tratada dentro de los tiempos procesales.

"Lo que le preocupa a Latam es el embargo de sus cuentas, más que resolver la situación de los trabajadores, eso quieren, hacer uso de esos fondos", sostuvo Martín Tomé, despedido de la empresa y vocero de un grupo de esos trabajadores.

Luego de dejar de volar en el país, Latam comenzó un largo conflicto en plena pandemia, y lanzó un plan de retiros voluntarios para sus cerca de 2.000 empleados. Muchos aceptaron, pero un grupo siguió pelando para la reincorporación. Estos recibieron telegramas de despido en febrero de este año, que fueron considerados ilegales, porque estaba en vigencia el llamado decreto "anti despidos" del gobierno nacional, puesto en vigencia en el inicio de la crisis del coronavirus.

"Para nosotros estos despidos son ilegales porque violan los decretos del gobierno nacional, por lo cual desde ese momento cada trabajador optó por su representación legal para avanzar en la vía del litigio, eso implica que las estrategias son muy diversas", cerró Tomé.