Frente al notable aumento de los contagios, la cúpula dirigencial de la CGT se reunió ayer en la sede de UPCN para plantear que no se apliquen medidas restrictivas en la industria.

En esa línea, los dirigentes coincidieron en apoyar las medidas sanitarias tomadas por el Gobierno, pero dejaron en claro su rechazo a un eventual cierre o restricción que afecte las actividades económicas. Durante el encuentro se planteó la necesidad de que “la economía no se detenga ni se cierre”, porque eso llevará a “profundizar los problemas sociales y laborales que ya estamos atravesando”.

Según trascendió, la mesa chica de la CGT mantiene su decisión de apoyar la estrategia sanitaria del Ejecutivo nacional pero considera imprescindible mantener las actividades económicas en funcionamiento con los protocolos necesarios.

Por otro lado, durante el encuentro con el Presidente Alberto Fernández los dirigentes también hablarán sobre la posibilidad de financiar las obras sociales sindicales, que atraviesan una crítica situación económica. Treinta prestadoras se encuentran atravesando una enorme falta de financiamiento y se estima una pérdida del sistema de unos mil millones de pesos por mes.