Los empleados del sector se manifestaron ayer en la sede gremial de Gálvez de la seccional Santa Fe para expresar su rechazo ante el último acuerdo paritario celebrado entre la conducción de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y las cámaras del sector.

Durante la protesta, los trabajadores denunciaron una sistemática caída del poder adquisitivo y leyeron un duro comunicado contra Antonio Caló, Secretario General de la UOM. “Basta de acuerdos que no benefician a los afiliados, es hora que nos hagamos oír”, apuntó un referente.

Asimismo, los trabajadores autoconvocados entregaron la misiva a las autoridades de la UOM Filial Gálvez para pedirles que intervengan ante el secretariado nacional, y así “lograr un verdadero acuerdo acorde”.

En el escrito, los trabajadores señalan que “de nada sirvieron las pobres y deterioradas recomposiciones salariales, que están muy por debajo del ritmo inflacionario de los productos esenciales y la canasta básica de alimentos, generando así una precarización en la calidad de vida de los trabajadores”.

La Agrupación de Empleados Metalúrgicos de la ciudad de Gálvez también se proclamó contra la última paritaria: “Se nos hace prácticamente insostenible, llevar a cabo y poder subsistir con remuneraciones que nos dejan prácticamente a niveles muy cercanos a los de la pobreza y hasta en algunos casos, hasta el de la indigencia”.

“Hemos quedado a la deriva, no sólo no tenemos garantizada la estabilidad laboral sino que también le sumamos el desamparo de quienes nos representan ante la patronal”, concluyó uno de los trabajadores.

Cabe destacar que esta misma jornada de lucha se replicó en diversos puntos del país, como en diversas empresas del Grupo Techint y en las bases de GRI Calviño de Bosques.