Guillermo Pereyra, secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, afirmó que el corte de ruta que lleva adelante el personal de la salud pública interfiere con los accesos a las instalaciones hidrocarburíferas, de modo que perjudica también al salario de los trabajadores petroleros.

“Hemos recibido la notificación de las empresas de que van a pagar solamente el básico de aquellas personas que están imposibilitadas de llegar a sus lugares de trabajo. Van a tener una pérdida del 50% del sueldo porque el componente de los salarios nuestros están dados por ítems muy fuertes como horas extras, diferencial zonal, bono de paz social, adicional de torre, y vianda, que son 700 por día de presencia en el equipo y 700 por ayuda alimentaria”, señaló

Asimismo, el dirigente presentará un amparo ante la Justicia para que se liberen los caminos hacia los yacimientos de petróleo y de gas, y señaló que la protesta de los trabajadores de la salud “no debería afectar a terceros cuando el conflicto está circunscripto a un sector”.