En medio de la segunda ola de Coronavirus, la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA) presentaron una medida cautelar para que el Gobierno de la Ciudad acate lo establecido por el Consejo Federal de Educación y suspensa las clases presenciales debido a la alta cantidad de contagios que existe en CABA.

Al respecto, Eduardo López, Secretario General Adjunto de UTE, declaró: “El Gobierno de la Ciudad está incumpliendo con el semáforo epidemiológico resuelto en el Consejo Federal de Educación, que se basa en la cantidad de camas ocupadas, en la suba o baja de la curva de contagios y, fundamentalmente, en la cantidad de contagios por cada 100 mil habitantes en los últimos 14 días”.

En esa línea, el dirigente aseguró que la medida cautelar fue presentada para “pedir el cumplimiento de lo que estableció el Consejo, enmarcado en la Ley de Educación Nacional, con sólo dos votos en contra: de la Ciudad y de Mendoza". Asimismo, López aclaró que la resolución votada es vinculante, de manera que “haber votado en contra no exime de cumplirla”.

La medida cautelar se presentó el lunes último, y tramita en el Juzgado Contencioso Administrativo N° 10 del fuero federal, a cargo del juez Edgardo Lara. Con ella, los gremios piden a la justicia que ordene al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta "la aplicación y cumplimiento de la Resolución 394/2021 del Consejo", la cual fue publicada el 4 de mayo último y estableció que, para decidir si las clases deben ser presenciales o virtuales, deben tomarse en cuenta tres "zonas de riesgo epidemiológico": medio y bajo, alto y de alarma, considerando que en estas últimas corresponde la "suspensión de las clases presenciales".

Además, el líder docente explicó que desde que comenzaron las clases en la Ciudad, el 17 de febrero último hubo -de acuerdo a los datos oficiales- 10.576 contagios en las escuelas porteñas y 14 trabajadores de la educación fallecidos. “La urgencia es parar con los contagios”, concluyó.