El sindicato de Camioneros, que conduce Hugo Moyano, acordó esta tarde con las cámaras empresarias del transporte de cargas un aumento salarial escalonado de 31% por el plazo de seis meses.

El incremento consensuado se aplicará en dos tramos, un 15% desde mayo y el 16% restante desde septiembre. A partir de octubre las partes volverán a discutir un nuevo esquema de recomposición salarial para la actividad.

El pacto, suscripto por la Federación de Camioneros, representada por Moyano, y los directivos de las cámaras Faetyl, Fadeeac y Catac, beneficiará a alrededor de 250 mil trabajadores del sector y llevará el promedio salarial a $ 150.000 desde mayo.

La definición de la paritaria del transporte de cargas tuvo lugar como parte del proceso de adelantamiento de las negociaciones salariales que el ministro de Economía, Martín Guzmán, pacto con los representantes de la CGT y la UIA en la apuesta de garantizar que los sueldos de los trabajadores no pierdan capacidad de compra frente a la aceleración que registró la inflación en el primer trimestre del año, acumulando un 16,1%.

Sin embargo, en su negociación particular, Moyano buscó desmarcarse de los acuerdos sellados hasta ahora por la buen parte de los gremios del sector privado, que avanzaron con entendimientos por el plazo de un año con cláusulas de revisión en un plazo mínimo de seis meses. En cambio, Moyano optó por cerrar un acuerdo corto, de solo un semestre y volver a discutir con el sector empresario desde octubre.

De esta manera y tras lograr adelantar dos meses su paritaria, el primer tramo del nuevo aumento (15%) que recibirán los choferes de camiones se superpondrá con el convenio aún vigente correspondiente a la negociación salarial de 2021, cuyo vencimiento original era el 30 de junio.

El cierre de la negociación salarial de Camioneros se produjo apenas una semana después del acuerdo alcanzado en Comercio, la paritaria más numerosa de la actividad privada que involucra los sueldos de más de 1,2 millones de trabajadores. En ese caso, el gremio mercantil que conduce Armando Cavalieri suscribió con los representantes de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la Confederación de la Mediana Empresa (CAME) y la Unión de Entidades Comerciales (Udeca) un entendimiento que estableció un aumento anual del 59,5% en siete cuotas no acumulativas.

Los tramos se aplicarán un 6% con los sueldos de abril, 6% en mayo y 6% en junio, en tanto en agosto la suba será de 10% al igual que en septiembre, en noviembre se aplicará un aumento de 11% y finalmente la cuota del 10,5% restante será en enero de 2022. El salario mínimo de la actividad pasará así de los actuales $ 90.000 a $ 139.000 una vez que se completen todos los tramos del aumento convenido. Además, el entendimiento incorporó una cláusula de revisión en función de la evolución y la aceleración de los precios.

También la discusión salarial en la industria de la alimentación avanza en una línea similar. El gremio que agrupa a los más de 80.000 trabajadores de la actividad formalizó un pedido de una recomposición del 60% ante los representantes empresarios y aspira a sellar un acuerdo en los próximos días.

En tanto, la negociación en la actividad bancaria está trabada. Tras acordar aumentos "puente" equivalentes a la inflación para los meses de enero, febrero y marzo, el gremio encabezado por Sergio Palazzo paralizó ayer sus actividades en demanda de un aumento de 60% y tras rechazar la oferta de las entidades financieras de una suba de 55% en siete tramos.