En medio del debate por la vuelta presencial a las aulas, Nicolás Trotta, titular de la cartera educativa nacional, advirtió la existencia de “un distanciamiento histórico entre el Ministerio de Educación porteño, los sindicatos y docentes”, y pidió a Horacio Rodríguez Larreta que entable un diálogo con los representantes docentes.

Asimismo, el ministro de Educación afirmó que resulta “un desafío anteponer a nuestra escuela y los intereses de estudiantes”, por eso “le pido un esfuerzo al jefe de Gobierno porteño para que se genere un diálogo”. Y agregó que, de lo contrario, “no gana un sindicato o el jefe de Gobierno, sino que pierde la escuela”.

De este modo, Trotta planteó la necesidad de derribar aspectos que generen distancia para tener un mejor impacto en la vuelta a la presencialidad sin conflictos, y para ello “corresponde a la máxima autoridad convocar a una mesa para establecer una agenda común y, por supuesto, que la decisión final corresponde que la tenga el Estado”.

“Muchas veces se dicen cosas en los medios de comunicación para tener cierta iniciativa política, pero luego en la mesa de trabajo y en la propia realidad efectiva del despliegue de las políticas educativas, la Ciudad de Buenos Aires hace otra cosa”, aseguró.

Y añadió: “La Ciudad de Buenos Aires planteó una agenda en el Consejo Educativo completamente distinta, con debates innecesarios lo que genera confusión en nuestra sociedad, en un momento de trabajo mancomunado".

Por otro lado, el ministro se refirió a la creación de la fundación del ex presidente Mauricio Macri, cuyas propuestas están relacionadas con lo educativo, y aseguró: “El daño causado a los niños (durante su gestión) es imparable”. En esta línea, Trotta mencionó la inversión en educación y afirmó que durante la gestión de Macri cayó 33% mientras que durante el 2020 “ya tuvimos un 150% de inversión educativa técnica en términos reales”, sostuvo.