Hay mucho malestar y bronca entre los trabajadores del PAMI en estos momentos con Clarín y no es para menos. En la tapa de su edición de hoy, el diario que conduce el polémico empresario Héctor Magnetto publicó que ellos ganarían un sueldo promedio astronómico de $428.000, quintuplicando, por ejemplo, a los empleados del ejército. Quien no quiso que quedara sin contestar semejante agravio fue el secretario general de la Unión de Trabajadores del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (UTI), el gremio mayoritario dentro del organismo, quien disparó: “La tapa de Clarín es una mentira”.

En diálogo con Roberto Navarro, el dirigente aclaró con un tono que denotaba fastidio: “No es verdad que el sueldo promedio nuestro sea de $428.000. Tenemos un sueldo promedio bruto de $190.000. O sea que con todos los descuentos (jubilación, obra social, etc), es muchísimo menos”.

Bronca en el gremio del PAMI: “La tapa de Clarín es una mentira; ojalá ganáramos lo que dicen”

También apuntó contra otra falacia de Clarín: el presunto relevamiento del diario mencionó a los trabajadores de la obra social como empleados públicos, cuando no lo son: “Lo peor de este artículo es que nos toman como empleados estatales y PAMI no es del Estado. Su ley de creación es muy clara 19.032, donde claramente dice que nosotros no somos empleados del Estado, nos regimos por la Ley de Contrato del Trabajo, no por el derecho administrativo".

No son trabajadores del Estado

Por otro lado, el dinero con que se financia el PAMI no proviene del Estado, sino que deriva de los aportes de todos los trabajadores en actividad y los jubilados. “Si todos se fijan en su recibo de haberes, dice 19.032. Entonces no sé por qué nos comparan con el Estado. Es una mala costumbre que tienen algunos legisladores y algunos jueces, que nos consideran funcionarios públicos. No somos funcionarios públicos. Tenemos fallos de la Corte Suprema de Justicia en distintas etapas, donde dice que no somos estatales. Así que el artículo es ridículo”, cruzó el dirigente.

En ese sentido, por si quedaba alguna duda, continuó con la aclaración: “Somos trabajadores de una obra social. Tenemos la misma figura, por ejemplo, que un colegio de abogados. Somos un ente público no estatal. Si nos quieren despedir, nos aplican el artículo 245 de la Ley de Contrato de Trabajo. Tenemos un convenio propio por fuera del Estado. No tenemos nada que ver con los convenios del Estado”.

Osvaldo Barrañeda, secretario general de UTI

Consultado por Navarro, el secretario general de la UTI, también explicó que la obra social tiene 12.600 empleados, de los cuales 5.000 “son efectores propios” (médicos, camilleros, enfermeros, etc), para un universo de 6 millones de jubilados.

Para concluir, Barrañeda dejó en claro que estaba bastante molesto “con esto porque no han hecho una investigación real. Pusieron los números como se le antojaron. Ojalá tuviéramos el sueldo que dicen”, cerró.