El Gobierno nacional descartó de manera contundente el planteo de la Unión Industrial Argentina (UIA) de dejar de pagar el salario de aquellos empleados que deciden no vacunarse.

El rechazo se refiere al planteo que el presidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, quien comunicó que la Junta Directiva de la entidad tomó la decisión de avanzar en un petitorio al Ministerio de Trabajo para penalizar con el no pago de salarios a los trabajadores que no estén vacunados.

La próxima semana el titular de la cartera de Trabajo, Claudio Moroni, convocará al Consejo Federal del Trabajo en el que participan los ministros provinciales para ratificar la norma del 8 de abril por la que se le da la potestad a los empleadores a volver a convocar a la actividad presencial a los trabajadores que ya recibieron al menos la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus.

El primer artículo de esa resolución sostiene: “Los empleadores y las empleadoras podrán convocar al retorno a la actividad laboral presencial a los trabajadores y las trabajadoras que hubieren recibido al menos la primera dosis de cualquiera de las vacunas destinadas a generar inmunidad adquirida contra el Covid-19 autorizadas para su uso en la República Argentina, independientemente de la edad y la condición de riesgo, transcurridos catorce (14) días de la inoculación”.

Desde la Casa Rosada aseguraron al diario Perfil que más allá de ratificar esta norma, no habrá avances en sanciones a los trabajadores que deciden no inmunizarse hasta que la vacuna no sea obligatoria. Los funcionarios indicaron: “Ellos quieren que nosotros autoricemos sanciones con alguna resolución”.

Además, remarcaron que el artículo 4 de este dictamen de abril hace referencia a los empleados que deciden no vacunarse y el texto indica que “los trabajadores y las trabajadoras comprendidos en los artículos 1° y 2° de la presente medida que tengan la posibilidad de acceder a la vacunación y opten por no vacunarse, deberán actuar de buena fe y llevar a cabo todo lo que esté a su alcance para paliar los perjuicios que su decisión pudieren originar a los empleadores o empleadoras”.

Por otro lado, desde el oficialismo explican que en Argentina no hay un fuerte rechazo como aparece en otros países a la vacuna por lo que sería innecesaria una norma en este sentido y con los números en la mano indican que, al día de hoy, el 80,7% de la población a partir de los 18 años inició su esquema de vacunación.