Una enfermera de 34 años que tenía coronavirus murió en las últimas horas, a pesar de que tenía las dos dosis de la vacuna Sputnik V y de carecer de enfermedades previas.

Se trata de María Castellón, quien trabajaba en el hospital Santojanni y actualmente estaba de licencia, trasladada de urgencia al sanatorio porteño Dr. Julio Méndez, donde finalmente falleció.
Castellón estaba de licencia porque se había fracturado un codo, y había recibido la segunda dosis de la vacuna el 6 de abril.

Fuentes oficiales informaron que la enfermera había comenzado con síntomas y el miércoles pasado se testeó para saber si tenía o no coronavirus en la Unidad Febril de Urgencia (UFU) del Hospital Santojanni.

Como su cuadro solo presentaba unas líneas de fiebre, se aisló en su casa con seguimiento telefónico, de acuerdo a lo informado.

Sin embargo, al día siguiente empeoró, por lo que fue ingresada en la terapia intensiva del sanatorio Julio Méndez, donde murió el viernes 4 de junio.

Familiares y amigos señalaron en declaraciones a la prense que ella era soltera, no tenía hijos y vivía con sus padres, al tiempo que no padecía enfermedades previas.

Hasta antes de la pandemia trabajaba en una clínica, pero una amiga le avisó que en el Santojanni tomaban personal.

Fue así que en abril de 2020 entró al hospital, contratada por el Gobierno de la Ciudad para dar refuerzo en la atención durante los sábados, domingos y feriados en la sala amarilla, donde permanecen internados pacientes con Covid-19 en un estadío aún no crítico.

Castellón había sido vacunada dentro del cronograma del personal de salud porteño y recibió la primera dosis de la vacuna Sputnik en febrero, mientras que en abril completó el esquema con la segunda.

En el grupo de Facebook "Solidaridad con Enfermeras y Enfermeros COVID +" compañeros y trabajadores de la salud lamentaron su muerte.

La enfermera ya había tenido coronavirus el año pasado, pero lo había superado sin mayores inconvenientes.

Castellón había estudiado en la Escuela Superior de Enfermería Cecilia Grierson, donde se había graduado en 2017.