La muerte por Covid-19 de Santiago Gerónimo, un médico de 44 años que había recibido las dos dosis de la vacuna, provocó conmoción hoy en Alta Gracia, la localidad cordobesa en donde trabajaba. Su caso se suma a los de otro de otro médico en Luque que tenía enfermedades preexistentes, y de una maestra en Vicuña Mackenna, ambos también vacunados.

Gerónimo falleció hoy a la madrugada. Salteño de nacimiento, llevaba 20 años radicado en Córdoba. Era jefe de guardia del hospital provincial Arturo Illia, de Alta Gracia. Estaba internado hace dos semanas en una clínica privada de la ciudad de Córdoba. No tenía enfermedades previas.

Trabajadores del hospital de Alta Gracia emitieron un mensaje: “Todo el personal del hospital Illia lamenta profundamente el fallecimiento de nuestro compañero Dr. Santiago Gerónimo y acompañamos a su familia y amigos en este momento. QEPD, Doc”.

Según se confirmó, como personal de salud el médico tenía las dos dosis de la vacuna Sputnik V.

Gerónimo adoptó Córdoba como su segundo hogar luego de estudiar y recibirse como médico. Su familia estaba conformada por su pareja Nancy y sus dos hijos.

La noticia conmocionó a los vecinos de la ciudad de Alta Gracia, que lo despidieron con cientos de mensajes de condolencias para su familia.

La evolución de su estado salud

Cuando Gerónimo fue diagnosticado con Covid-19 positivo comenzó el aislamiento en su hogar, pero luego su estado de salud se complicó y debió ser internado en terapia intensiva en el Sanatorio Alive, de Córdoba Capital.

Según relató el periódico salteño Cuarto.com.ar “su hermano, el médico Marcelo Gerónimo, coordinador de la terapia intensiva del Sanatorio Parque de la ciudad de Salta, viajó de urgencia para ayudar a Santiago”.

“Consejero, guía y fortaleza”, así definió Marcelo a su hermano Gerónimo. Estuvo las últimas horas junto a él, luego de haber sido intubado el pasado domingo. Recordó que, crecieron, estudiaron y se recibieron juntos en la Universidad Nacional de Córdoba.

Marcelo destacó: “Los médicos no deben acostumbrarse a la muerte, deben pelear con cada paciente”. Y recordó a su hermano como un buen padre, un luchador de la vida y un profesional con vocación de ayudar.

Tal como con el caso reciente de un médico de la también ciudad cordobesa de Luque, que falleció con coronavirus aunque tenía las dos vacunas aplicadas, este tipo de casos es marcado por expertos como muy excepcional.

Según un informe del Ministerio de Salud de la Nación, al 3 de abril pasado solo el 0,2 por ciento de los vacunados con una o dos dosis en Argentina contrajeron Covid-19 transcurridos al menos 14 días de la primera inyección.

Y se precisó que, además, solo fallecieron el 0,0005 por ciento, es decir una muerte entre 200 mil vacunados.