En el día de ayer, los delegados de la comisión interna realizaron una protesta en la puerta de la sucursal de San Justo del Banco Piano para visibilizar que existió un caso confirmado de Coronavirus y que no se tomó ninguna medida al respecto, ni se aisló al grupo de trabajo para evitar contagios.

Un rato después de comenzada la protesta, apareció un patrullero que intimó a los delegados gremiales a terminar con la huelga. Luego, los oficiales terminaron reconociendo que habían sido llamados desde adentro del banco.

Sin embargo, esta no es la primera acción antisindical por parte del Banco Piano. Durante el pasado mes de abril, la entidad bancaria intimó a los delegados a no cumplir con su actividad y los culpo de un supuesto delito por “romper el aislamiento social, preventivo y obligatorio”.

Cabe destacar que un mes después, durante mayo, la Justicia le ordenó al banco que permita la actividad sindical durante la pandemia. Desde el banco apuntaban que el rol de los delegados “no representaba una actividad esencial”.