La pandemia por Covid-19 ha golpeado con fuerza en diversos sectores y las trabajadoras de casas particulares no son la excepción. El Ministerio de Trabajo, dirigido por Claudio Moroni, convocó a los representantes de la Comisión Nacional de Trabajo en Casas Particulares, el organismo que se encarga de fijar los salarios del sector, para reunirse en sesión plenaria ordinaria el próximo viernes con el objetivo de discutir una nueva negociación salarial.

La reunión se realizará de manera virtual a partir de las 11 horas y, en ese marco, se buscará establecer una suba salarial para las casi 15 millones de trabajadoras de casas particulares, sector duramente golpeado por la pandemia. Según trascendió, la cifra inicial de la negociación rondará un 35%, lo que estará en línea con el incremento del Salario Mínimo, Vital y Móvil.

De acuerdo con los datos de la Dirección de Economía, Igualdad y Género, el 93,6% de las personas que trabajan en casas particulares son mujeres, y más del 50% se encuentran en una situación laboral informal o “en negro”. Frente a este alto porcentaje de informalidad resulta difícil contar con datos confiables. Según el Informe sobre Trabajo Doméstico realizado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda, esta actividad “retrocede en el mercado, avanza en el hogar y provoca en las mujeres una situación de extrema vulnerabilidad”.

Cabe destacar que, en el marco de las restricciones impuestas por la pandemia, el sector resultó duramente golpeado: el trabajo sufrió una caída del 21,6% anual y la pérdida de 317.947 puestos laborales en su medición interanual.