La Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (Fatlyf), dirigida por Guillermo Moser, declaró ayer el estado de alerta nacional ante “la ausencia de respuestas concretas a la reiterada solicitud de inmediata vacunación del personal” de la actividad.

Mediante un comunicado oficial, el gremio asegura que los trabajadores lucifuercistas son esenciales debido al carácter de su actividad, por lo que fueron incluidos en el artículo 297 del decreto 260/20, y "lo demostraron desde el inicio de la Covid-19 manteniendo el servicio para la sociedad y el sistema sanitario".

"Los lucifuercistas estuvieron al frente de campañas de concientización y solidaridad en todo el territorio nacional, pero a pesar de ser esenciales y de las reiteradas gestiones realizadas por Moser y los titulares de las 41 seccionales, no hubo respuestas", señalaron.

Asimismo, desde el gremio comunicaron la pérdida de trabajadores del sector, ya que “muchos de los integrantes de los equipos de trabajo se contagiaron y, otros, sobrellevan la enfermedad, como tantos argentinos, aunque nunca el personal resintió la prestación del servicio”.

"Ni un solo minuto dejaron de cubrirse los puestos de trabajo, lo que se hizo con responsabilidad y compromiso, pero la Fatlyf no recibió aún una respuesta del mismo tenor. El gremio tiene la obligación de bregar por la salud, la integridad y la vida de sus trabajadores, por lo que es preciso declarar el alerta nacional", concluye el informe.