La CGT y las dos CTA se reunieron de forma virtual con dirigentes de la Central Sindical de las Américas (CSA) para hablar sobre la denuncia contra el gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal por la persecución judicial a diferentes sindicalistas, que se reflejan en el video grabado en el Banco Provincia. Desde la organización internacional advirtieron que este tipo de maniobras pudo tener un carácter regional, ser una suerte de “Plan Cóndor” antigremios llevado adelante por gobiernos neoliberales y acordaron iniciar una campaña internacional de difusión del caso argentino.

La definición de la CSA es la reacción más fuerte que se registra fuera del país por el escándalo político derivado del video en el que Marcelo Villegas, exministro de Trabajo, plantea como armar causas judiciales y apresar líderes sindicales, en un encuentro con empresarios de la construcción, agentes de la AFI y otro funcionarios provinciales. 

En el debate, que contó con la participación del brasileño Rafael Freire Neto, secretario general de la CSA, el paraguayo Víctor Baez, adjunto de la CSI, se destacó el valor de la existencia de un registro fílmico una operatoria que, según los dirigentes, se repitió en Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Honduras, entre otros países de la región.

Freire Neto, expresó la sospecha de que maniobras como las evidenciadas en el video encontrado por la AFI fueron generalizadas en la región pero que por primera vez quedó un registro con audio e imagen de los hechos. Los participantes de la reunión sostienen que el accionar tenía como objeto, no sólo acorralar a dirigentes no alineados con la gestión de Macri sino avanzar hacia una política de desarticulación de la normativa laboral protectora de los trabajadores que todavía rige en la Argentina.

"Es una metodología del todo clara y que constituye una confesión pedagógica de la utilización de los aparatos de inteligencia, el Poder Judicial, los grandes medios y los grupos empresariales para acorralar al movimiento sindical", expresó Hugo Yasky y añadió que era "un plan que no era sólo antisindical sino en contra del mismo Estado de Derecho".

La campaña de difusión internacional incluirá denuncias de las centrales gremiales ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, las Naciones Unidas y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), espacio que preside Alberto Fernández desde hace una semana. Además las organizaciones internacionales se comprometieron a lanzar un programa publicitario con recortes del video de Villegas y las denuncias de dirigentes sindicales perseguidos para enviar al exterior, con énfasis en el deseo enunciado del funcionario de contar con una “Gestapo” antigremios.

A su vez, el secretario general de la CSA manifestó que enviará notas informativas al Presidente de la Nación, Alberto Fernández; al titular de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, y a las máximas autoridades del Congreso nacional y solicitará comparecer ante las comisiones legislativas encargadas del seguimiento del caso judicial para exponer la tesis de una maniobra de alcance regional, como la Subcomisión que forman los diputados Rodolfo Tailhade, Eduardo Valdés (ambos del Frente de Todos) y Miguel Bazze, en representación de Juntos por el Cambio.