De acuerdo al último informe elaborado por la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA), la actividad metalúrgica creció 51,8% interanual en abril, mientras que el nivel de producción cayó 4,4% frente a marzo. Asimismo, se detalló que el rubro que presentó una mejor recuperación en sus niveles de producción fue el de Fundición.

El relevamiento explica que el incremento del 51,8% de abril se debe a “la baja base de comparación dado que, en igual mes del año pasado, un universo de empresas metalúrgicas no estaban habilitadas a producir” debido a las restricciones impuestas por el avance de la pandemia. En tanto, se detalla que la baja en términos mensuales estuvo impulsada principalmente por el rubro de autopartes, en línea con lo que sucedió con la fabricación de vehículos.

De este modo, la actividad metalúrgica se encuentra por encima de los niveles registrados entre fines de 2019 y principios de 2020, pero debajo de los niveles que había a comienzos de 2019.

Según el detalle por sectores, el informe confirma que el rubro que presentó una mejor recuperación en sus niveles de producción fue el de Fundición, con un aumento del 63,4% en abril, cifra que se explica principalmente por “la baja base de comparación dado que el rubro de Fundición fue uno de los rubros metalúrgicos que experimentó las mayores contracciones en los últimos años”.

Por otro lado, los rubros de Equipamiento médico (+10,7%), Equipos y aparatos eléctricos (+43,7%) y Bienes de capital (51,5%) también presentaron aumentos en sus niveles de actividad, pero aún no logran recuperar los niveles previos a la pandemia”, afirmó ADIMRA.

Por su parte, el sector de Autopartes (+31,6%) demostró un crecimiento interanual, pero registró una disminución si se compara con marzo de 2021; y los sectores de Maquinaria agrícola (+51,0%) y Carrocerías y remolques (+61,2%) continúan con una tendencia de crecimiento con fuertes incrementos interanuales.

Para concluir, y de cara a las perspectivas del área, el relevamiento sostiene que para el trimestre mayo-julio “se mantiene alto el porcentaje de empresarios que esperan un aumento de la actividad, pese a la contracción de la actividad respecto de marzo”, dado que el 48% de los empresarios prevé un aumento en su producción, y solo el 16% espera una caída.