Luego de la última reunión con los representantes de las cuatro cámaras empresarias (Abappra, ABA, ABE y Adepa) en el Ministerio de Trabajo de la Nación donde no elevaron la propuesta paritaria y dilataron el acuerdo salarial, la Asociación Bancaria, que conduce Sergio Palazzo, convocó a un “paro general para el próximo jueves 28 de abril en todo el país, en defensa del salario y los legítimos derechos que nos corresponde".

Es que desde la AB insistieron en su reclamo de un aumento salarial del 60%, en consonancia con el aumento de la inflación que las entidades financieras declararon en el REM ante el Banco Central de la República Argentina (BCRA) para este 2022 y los representantes de las cuatro cámaras empresarias no aceptaron otorgarles dicho aumento y propusieron seguir discutiendo, lo que para el gremio significó "una nueva dilatación de las negociaciones salariales".

El paro será en todo el país y fue determinando tras una reunión del Consejo Directivo del gremio conformado por Sergio Omar Palazzo, Secretario General; Carlos Antonio Irrera, Secretario General Adjunto; Roxana Analía Lungo, Secretaria General Adjunta Alterna; Carlos  Cisneros, Secretario de Administración; y Patricia Rinaldi, Prosecretaria de Administración, entro otros dirigentes.

Palazzo ya había expresado que "necesitamos en forma urgente un aumento a partir de abril, porque estamos perdiendo por el proceso inflacionario". En esa línea, desde el sindicato remarcaron que tampoco recibieron respuesta a otras de sus reclamos como "regulación de la ley de teletrabajo, guardería universal, tercerizaciones, desarticulación del trabajo bancario, reconversión de los puestos laborales respecto del avance tecnológico, frenar los cierres de sucursales, derogar las circulares del BCRA que permiten brindar servicios financieros por fuera del sistema bancario, entre otros".

Tweet de Sergio Omar Palazzo

No tienen en cuenta el esfuerzo que realizan a diario los trabajadores y trabajadoras, la situación del país y las graves consecuencias económicas derivadas de la pandemia; ignoran que el tiempo pasa y las necesidades aumentan, lo hacen mirando para otro lado, pues solo les interesa su rentabilidad y seguir ganando más y más a costa de cada uno de nosotros”, habían señalado desde La Bancaria. 

Y agregaron que "con esta actitud los banqueros no tienen en cuenta su valor más preciado, que son sus trabajadores y trabajadoras, y piensan en su rentabilidad a cualquier costo, que sólo sirve para engrosar sus arcas o ir directo la especulación financiera”.

Por último, aclararon ya advirtieron “con la suficiente antelación, para prever y organizar todo el pago de jubilaciones, como así también las distintas asignaciones sociales que deben pagarse ese día en las entidades bancarias, y hacemos responsables a las cámaras patronales por cualquier tipo de inconveniente en ese sentido”.

La paritaria del sector viene vencida desde el 31 de diciembre ante esta situación, la Bancaria ya se encontraba en estado de alerta y movilización y habilitó al secretariado nacional a decidir un plan de lucha en defensa del poder adquisitivo de los trabajadores.