La CGT consensuó anoche realizar el 11 de noviembre su congreso ordinario para consagrar a la próxima conducción de la central obrera, de la que aún resta definir quiénes serán los miembros de la conducción colegiada.

Tras la primera reunión de Consejo Directivo del año, la central obrera casi resolvió el cronograma electoral, que incluye un Comité Central Confederal para el 22 de septiembre, paso previo a la elección, y el congreso ordinario para el 11 de noviembre, informó en declaraciones a los periodistas el secretario de Prensa de la CGT, Jorge Sola.

“En la reunión de hoy establecimos establecimos cronograma de normalización de la CGT luego de la etapa de pandemia y las restricciones que imposibilitaron la realización de un cambio de conducción”, sostuvo Omar Maturano (La Fraternidad), quien participó del encuentro de miembros del Consejo Directivo de la central obrera.

Reforma del estatuto para cumplir con la paridad de género

En el medio resta definir la fecha de un congreso extraordinario que tendrá como objetivo realizar una reforma estatutaria para cumplir con la paridad de género para los 35 secretarios que integran el Consejo Directivo, que aún no se definió si será del 30 o el 50% de mujeres. En ese marco, barajan como posibilidad crear la figura del cosecretario para incluir de esa forma a las mujeres dentro de la conducción de la central obrera, lo cual duplicaría su cantidad de miembros.

De todas formas, esas cuestiones se definirán el próximo martes cuando los principales dirigentes de la central volverán a reunirse en la sede de la calle Azopardo.

La mayor expectativa se centra sobre los nombres de la futura conducción colegiada y la posición que tomará el moyanismo, luego de que se le ofreciera al secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, una silla en esa estructura para concretar su regreso a la organización, junto a los gremios que lo respaldan. "Si viene, lo metemos también, pero hay que ver", comentó sobre el hijo de Moyano un influyente sindicalista de extensa trayectoria.

"Está todo muy abierto, no me jugaría en decir que tal o cual dirigente estará en la próxima conducción", dijo un participante de la cumbre al retirarse de la reunión, mientras que otro señaló que "los nombres (de la futura conducción) serían más o menos los mismos".

Lo que casi se percibe como un hecho es que el actual cosecretario Héctor Daer sería quien continuaría en la conducción como representante del bloque de los grandes gremios de los "gordos" e "independientes". En tanto hay incertidumbre sobre si el gastronómico Luis Barrionuevo conservará su lugar en la conducción, que hoy mantiene a través del otro cosecretario general, Carlos Acuña.

Sobre la cantidad de integrantes se aspira a mantener el esquema de triunvirato, pero tampoco se descarta del todo que al final sean de dos o cuatro miembros.

En tanto, la fecha del 11 de noviembre será tres días antes de las elecciones legislativas, lo cual se interpreta como una movida de los gremialistas para tener su conducción definida y evitar que el Gobierno busque influir en la designación de autoridades de la central en caso de obtener un resultado favorable en los comicios de medio término.

Durante la reunión de Consejo Directivo se abordaron también otros temas como la casi segura convocatoria de la CGT a una marcha para el 17 de Octubre, en el Día de la Lealtad Peronista, a la Plaza de Mayo. 

También se hizo un análisis de la actual situación del país y varios sindicalistas expresaron su preocupación por los cortes de calles de organizaciones sociales, mientras que la mayoría coincidió en desalentar un proyecto para disminuir la cantidad de horas de la jornada laboral.