En su última investigación titulada “El trabajo a domicilio: de la invisibilidad al trabajo decente”, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) advirtió sobre las condiciones laborales del teletrabajo y llamó a garantizar el “trabajo decente” para proteger a los empleados.

Asimismo, se señala que quienes trabajan desde la casa están más expuestos a riesgos de seguridad y salud, y poseen menos beneficios en comparación con otros empleados. Es por este motivo que la OIT exige que se les otorgue mayor protección formal a los teletrabajadores, a menudo “invisibles”.

Uno de los puntos más destacables del relevamiento es el apoyo a la organización de los trabajadores: la OIT explicó que “reviste especial relevancia para todos los trabajadores a domicilio el asegurar que disfruten efectivamente de la libertad sindical y el derecho a la negociación colectiva”. De este modo, se destaca la necesidad de combatir la informalidad en el sector.

El informe demostró que, antes de la pandemia, existían 260 millones de teletrabajadores en todo el mundo, lo que implica el 7,9% del total. Dentro de ese número, 147 millones (11,5%) son mujeres y 113 millones son hombres (5,6%). “Las mujeres de todo el mundo siguen soportando la carga del trabajo de cuidados no remunerados y algunas recurren al trabajo a domicilio como forma de combinar las responsabilidades de cuidados con las oportunidades de obtener ingresos remunerados, aunque a menudo ello se traduzca en una prolongación de la jornada laboral”, detalló la OIT.

En esta línea, el estudio afirma que, debido al contexto de pandemia, existe un notable aumento en el número de trabajadores que realizan sus actividades desde el hogar, y afirma que existe una “falta de reconocimiento” de su existencia debido a que dicho trabajo se desarrolla de manera informal.

Para concluir, el relevamiento asegura que tanto gobiernos, como sindicatos y empleadores deben garantizar una situación laboral decente y el fin del estado de “invisibilidad”, ya que el trabajo remoto cobrará más relevancia en los años venideros.