La Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE) que conduce José Voytenco, formalizó el pedido de un bono de fin de año de 60 mil pesos para los trabajadores de la actividad. "Fueron esenciales durante la pandemia y merecen el reconocimiento".

"Desde hace semanas estamos negociando en silencio con las cámaras empresarias para tratar de llegar a buen puerto con nuestras pretensiones, que no son más que las necesidades de nuestros afiliados", explicó  Voytenco.

El líder gremial recordó que "la actividad fue declarada esencial, por lo que nuestros trabajadores cumplieron tareas a lo largo de la pandemia para que pueda llegar la comida en la mesa de los argentinos".

Las charlas, ahora, seguirán en el marco de las negociaciones sectoriales con las cámaras del sector. De hecho, se trata de un reclamo que ya tuvo respuesta positiva el año pasado.

"Creemos que es un justo reconocimiento por el esfuerzo que hemos puesto para que a la actividad le vaya muy bien", agregó Voytenco también Presidente del Renatre, organismo encargado de verificar la registración laboral de los trabajadores rurales y empleadores del país.

"En estos años, a pesar de la delicada situación sanitaria, han habido cosechas récords en el país y una enorme generación de riquezas que, estamos convencidos como gremio, debe llegar también a nuestros representados que la posibilitaron", añadió el gremialista.

La UATRE representa a 560 mil afiliados y tiene presencia federal con 1070 puntos de atención distribuidos desde Ushuaia a La Quiaca.