Integrantes de la comisión directiva y delegados del Sindicato de Empleados de Comercio de Mar del Plata y Zona Atlántica (SECZA) mantuvieron una reunión con el obispo local, Gabriel Mestre.

El encuentro fue en el marco del segundo conversatorio, reunión que tienen una vez por mes los mercantiles, en la cual Guillermo Bianchi, secretario general del SECZA, aborda diferentes temas referidos a la situación social, económica y cultural de la ciudad con la participación de un invitado.

Mestre brindó una charla y respondió consultas de los presentes. El religioso mostró “su preocupación e interés en que a los marplatenses les vaya bien”, y sostuvo “que se tiene que trabajar en políticas de largo plazo, pero sin desatender la emergencia que hoy tenemos”, informaron desde el gremio mercantil, a través de un comunicado al que Data Gremial tuvo acceso.

El obispo además destacó el cupo femenino que se vio en la reunión, “lo que resulta una clara demostración del avance de los derechos de la mujer en el ambiente del sindicalismo”, destacaron desde el gremio mercantil.

Mercantiles marplatenses conversaron con el obispo local, Gabriel Mestre, sobre la situación social, económica y cultural de la ciudad

Por otra parte, el titular del obispado marplatense también hizo alusión acerca de la distribución de la riqueza de la que habló el Papa Francisco: “Tiene que ser una distribución inteligente; donde todos puedan acceder a un trabajo, a una vivienda y lo esencial para vivir”, sostuvo el prelado.

Con respecto al trabajo, sostuvo que “dignifica al trabajador y es un principio fundamental para la sociedad de hoy”.

En otro pasaje de la charla, afirmó que “hay que pensar en políticas de largo plazo de 10 a 50 años”, sin caer en el individualismo al decir que "total yo no voy a estar". En ese sentido dijo que cuesta muchísimo dejar ese egoísmo que "no piensa en un futuro y que tenemos que empezar a proyectar para las generaciones venideras".

En relación a Mar del Plata, sostuvo que “los proyectos a futuro tienen que ser amplios y profundos como el mar, sin dejar de atender los problemas que hoy existen”. Y que tanto lo que es a largo plazo como lo urgente “se tienen que ir trabajando a la par, sin desatender a ninguno y no cometer el error de quedarse en la coyuntura”. 

También habló de la solidaridad. Para que exista este valor sostuvo que es fundamental “predicarlo con el ejemplo y el testimonio. ‘Serlo y parecerlo’”. indicó, pero cree que “el camino va ser lento porque la dinámica social que tenemos hoy es muy difícil”.

Para finalizar, habló de la pobreza en la ciudad: “Es un tema sumamente importante y muy grande, pero que no es solo en lo alimenticio y sanitario, sino que también existe una pobreza cultural y de valores en la sociedad”, concluyó.