El secretario Adjunto del Camioneros y Presidente del Club Deportivo Camioneros, Pablo Moyano, decidió dar de baja la movilización a la AFA con la que iba a escrachar a su cuñado Claudio “Chiqui” Tapia.

“Teniendo en cuenta el contexto de crisis sanitaria por el cual estamos atravesando, como Presidente de nuestro querido Club Atlético, Social y Deportivo Camioneros, yo Pablo Moyano, les pido a los socios que reflexionemos, cuidemos nuestra salud y en consecuencia que no realicen la movilización hacia la AFA”, expresa un comunicado posteado ayer en las redes de Infocamioneros.

El dirigente sostuvo que “una masiva agrupación de simpatizantes podría causar un foco de contagio numeroso, poniendo en riesgo nuestras vidas”.

Moyano reiteró “el malestar por las decisiones arbitrales que venimos padeciendo y por las cuales expresamos nuestras denuncias contra la Asociación Fútbol Argentino” y advirtió que “Ya encontraremos el momento adecuado de hacer llegar nuestras quejas y reclamos a quien corresponda, en defensa de nuestra participación en el Torneo Federal A, en el cual nos vemos perjudicados fecha tras fechas con las malas decisiones arbitrales”.

Infocamioneros

La convocatoria inicial

La marcha había sido convocada con un comunicado titulado: “Afuera la AFA macrista!!!”, con el cual los socios del club llamaban a “denunciar los reiterados fallos perjudiciales”.

La gota que rebalsó el vaso fue días atrás en Puerto Madryn, “donde fue totalmente bochornosa la actuación de la terna arbitral, un robo; penales en contra para inclinar el resultado a favor de los rivales del verde, masivas tarjetas amarillas”, expresaron.

Por otra parte, dispararon: fueron “fallos arbitrales muy alevosos”, “se reiteran en el Torneo Federal A, avalados por la AFA macrista”.

La confrontación incide en términos familiares, ya que Tapia es el marido de Paola Moyano, hija de Hugo y hermana de Pablo.

Tapia llegó al mando de la AFA con el apoyo del operador judicial macrista y ex presidente de Boca, Daniel Angelici. Pero en su momento también recurrió a su suegro Hugo Moyano, a quien le pidió apoyo para consolidar poder en la casa madre del fútbol argentino.

Pero al tiempo el vínculo se dañó. Es que Pablo y Hugo Moyano empezaron a acusar a Tapia de perjudicar sistemáticamente a Independiente con los arbitrajes.

El último antecedente desató la furia de los dirigentes camioneros contra Tapia: ocurrió cuando el “rojo” perdió el clásico de Avellaneda sobre la hora con un penal inexistente.

El fallo arbitral fue tan escandaloso que llevó a los Moyano a pedir que se juegue de nuevo el encuentro, cosa que fue denegada por la dirigencia de la AFA, y así incrementando más el enfrentamiento.