La Unión de Personal de Civil de la Nación (UPCN), que conduce Andrés Rodríguez, anunció este miércoles que llegó a un principio de acuerdo con el Estado, en el marco de la reapertura de paritarias, para adelantar las cuotas de los aumentos ya establecidos a agosto, septiembre y octubre. Tales incrementos habían sido acordados para diciembre, enero y febrero.

A través de un comunicado, el gremio afirmó que se asegura "un piso salarial del 40% de aumento hasta enero de 2022 para un total de 125.000 trabajador@s dentro de la Administración Pública Nacional bajo el Convenio Colectivo General de Trabajo, Decreto 214/06".

Tweet de UPCN

Antes, Rodríguez había anunciado que su gremio pedirá adelantar para agosto, septiembre y octubre las subas ya acordadas en el salario de los empleados estatales.

"La paritaria estatal reabre mañana, y la posición del gremio, conversada con el Estado, es adelantar las cuotas de diciembre, enero y febrero, y llevarlas a ahora, a agosto, septiembre y octubre, y a su vez fijar otro 5% más en enero, pero con revisión para ver cómo fue el curso inflacionario", afirmó Rodríguez en diálogo con El Destape Radio.

A su vez, Rodríguez avaló la decisión del Gobierno nacional para convocar a la presencialidad a trabajadores y trabajadoras de la administración pública.

En ese marco, el gremialista puntualizó que en la paritaria quieren "privilegiar al sector de la administración pública centralizada, que es la que tiene menos ingresos porque no tiene adicionales, como ocurre, por ejemplo, en el convenio del PAMI o de la Anses".

"A esos compañeros los queremos llevar mucho más arriba, son 66.000 trabajadores de 125.000 en total de nuestra paritaria", aclaró el jefe sindical de UPCN.

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni; la secretaria de Gestión y Empleo Público de la Nación, Ana Castellani, y Rodríguez acordaron el 6 de julio pasado el adelantamiento para el 19 de agosto de la revisión del acuerdo paritario para el personal de la actividad.

Por otra parte, Rodríguez se refirió al regreso a la presencialidad de los trabajadores del Estado, y señaló que avalan la decisión del Gobierno. En esa línea, el gremialista explicó que "los que tienen comorbilidades específicas, como inmunodeficiencias o que cursan embarazo, estarán exceptuados".

Además, remarcó que "en el caso de los estatales no vacunados habrá que ver por qué no se vacunó y facilitarles la vacunación si lo quiere hacer, y si no quieren tendrán que firmar una declaración jurada" y agregó que "estos últimos son casos excepcionales".

Consultado sobre la iniciativa impulsada desde algunos sectores que propone reducir la jornada laboral, el titular de UPCN indicó que "en la reunión de hoy del consejo directivo de la CGT posiblemente se analice el tema y se dará una opinión".

De cualquier modo, opinó "que es muy prematuro establecer una reducción horaria cuando la necesidad del país es resurgir cuanto antes en crecimiento y trabajo", y destacó que "lo más importante ahora es que haya inversiones genuinas y una reactivación inmediata de las producciones". "La gente está ansiosa por trabajar, pide horas extras para poder generar un ingreso superior", completó.