Frente a las nuevas restricciones por el aumento en los contagios de Covid-19, Carlos Rottemberg, presidente de Asociación Argentina de Empresarios Teatrales y Musicales (AADET), propuso la puesta en marcha de un Pasaporte Cultural "que no es otra cosa que emular lo que se hizo en otros lugares del mundo para esta actividad", según afirmó.

“Saldremos a gestionar ante el Ejecutivo el ‘Pasaporte Cultural’ desde el sábado 22 de mayo, para el caso que vuelva a extenderse la norma, cosa de permitir las funciones de teatro y música en salas protocolizadas para el regreso a casa, sirviendo la entrada del día como comprobante de tránsito”, expresó el empresario.

Asimismo, afirmó que la iniciativa se podría plantear en aquellos territorios donde "la jurisdicción sanitaria lo disponga, porque la pandemia es la que manda", al tiempo que aclaró que “el pasaporte es un título rimbombante y un salvoconducto que es la propia entrada física o virtual en un teléfono, esto se hizo en Francia y en España”.

"Lo que le diferencia con la entrada habitual es que, además de tener la dirección donde estuvo el espectador, la sala, la dirección, digamos física, tiene también los datos, como tiene toda entrada (el día o la noche de la función), tiene una trazabilidad de butacas", agregó.

Para concluir, Rottemberg afirmó que dicha trazabilidad de butacas lleva el nombre del espectador por si eventualmente hubiese algún caso positivo, “se tienen bien documentados los datos para la gente que estuvo alrededor en la sala de espectáculos”.