Los trabajadores químicos de la empresa International Flavors and Fragances (IFF) planean cortar la Autopista Panamericana. Según denunciaron, la Cámara de Industrias Químicas y Petroquímicas (CIQYP) y las autoridades del Ministerio de Trabajo de la Nación, que conduce Claudio Moroni, permitieron hacer retenciones sobre el salario de los trabajadores a un sindicato que no tiene afiliados ni competencia regional.

De este modo, conforme argumentaron en una circular, "se produce un doble descuento salarial ilegal para los 250 empleados de dicha planta", quienes analizan cortar la Panamericana esta tarde si no les dan una solución.

En ese sentido, la protesta podría salpicar los planes del propio presidente de la Nación, Alberto Fernández, quien tiene programada una visita a la Expo Escobar, cerca de la planta donde se da el reclamo de las y los trabajadores químicos. Inclusive, el corte de tránsito complicaría el acceso a la localidad.

En sí, la empresa retiene un 2,5% del salario de las y los trabajadores para destinarlo al Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Petroquímicas de la Ciudad de Buenos Aires, cuando esos empleados ya están afiliados al gremio que sí tiene competencia local, que es el Sindicato de Industrias Químicas de San Pedro.

Así las cosas, "este doble descuento no tiene precedentes", explicaron las y los trabajadores químicos de la fábrica ubicada en Garín, en el partido de Escobar. Toda vez que padecen una doble percepción, desde tal planta obturarían el tránsito de la Panamericana de no arribarse a un acuerdo para modificar el esquema de descuento.

Si bien este reclamo de las y los trabajadores químicos resurgió en las últimas jornadas, el conflicto lleva ya más de 20 días, y los empleados afectados no descartan las medidas de fuerza que podrían llegar hasta cortar la Panamericana, una de las principales vías de acceso a la Ciudad de Buenos Aires.

Ante esto, conforme comunicaron, "todo depende del resultado de la audiencia de hoy en el Ministerio de Trabajo de la Nación". Pero las y los trabajadores ya anunciaron no solo que tomarán medidas más duras, sino que además llegarán hasta la Corte Suprema "si es necesario".