Tras 4 años, volvieron a producirse computadoras en el país. Es en el marco del programa Juana Manso, una continuidad del Conectar Igualdad (discontinuado por el macrismo), mediante el cual el Estado invertirá $20 mil millones en la compra de 633 mil computadoras para estudiantes

Según consignó Ámbito Financiero, las 8 empresas que obtuvieron la licitación invirtieron más de $500 millones para adecuar las plantas y las líneas de producción, y se espera la creación de 4.500 puestos de trabajo directos e indirectos.

El objetivo empresarial será volver a abastecer el mercado interno, pero para eso aguardan un cambio en los aranceles de importación.

“La fabricación informática que se hacía en distintas partes del país dejó de hacerse en abril de 2017, cuando el arancel se llevó al 0%”, contó Federico Hellemeyer, presidente de la Asociación de Fábricas de Electrónica (AFARTE).

Fuentes del sector estiman que se perdieron 6.000 puestos de trabajo en el rubro durante el gobierno de Mauricio Macri.

“Los fabricantes se volvieron importadores”, contó una fuente del Ministerio de Desarrollo Productivo. Los motivos tuvieron que ver con un cambio en la política de comercio exterior durante el gobierno macrista. “La fabricación informática que se hacía en distintas partes del país dejó de hacerse en abril de 2017, cuando el arancel se llevó al 0%”, contó Federico Hellemeyer, presidente de la Asociación de Fábricas de Electrónica (AFARTE).

“Siempre se pensó que, sacando los derechos de importación, iba a generar un efecto virtuoso en la economía y los precios. Fue un fracaso. El Gobierno dejó de recaudar estos derechos, se perdieron 6.000 puestos de trabajo, los precios son escandalosos y la importación insume dólares”, afirmó Luis Galli, presidente de Newsan, sobre el arancel 0%. La empresa invirtió 1,5 millones de dólares para reiniciar la línea de producción de computadoras en Tierra del Fuego, y empleará a 100 personas.

“Por ahora comenzamos a fabricar las computadoras del plan educativo”, aclaró Galli. 
Nos encantaría volver a producir las de consumo, porque mi visión es que Argentina necesita industria para generar puestos de trabajo calificados, pero no hay industria que pueda competir contra un producto final con arancel 0%”, añadió.

En la misma línea, la inversión en la compañía BGH, de más de 1 millón de dólares, también apunta a que vuelva la fabricación local de consumo masivo

“La producción hoy es para un programa con impacto social, para que los chicos tengan acceso a la escuela. Pero la inversión fue importante, porque apostamos a que la producción tenga continuidad, ir a la fábrica y ver de vuelta todo el movimiento es muy gratificante”, explicó Juan Ponelli, CEO de Positivo BGH, que contrató 150 nuevos empleados

Para que haya continuidad, planteó que debería modificarse la política arancelaria: “El 0% es una política de excepción, cuando estaba en 35% también lo era, hay que buscar un punto medio, el Mercosur tiene un arancel del 16%. Eso permitiría competir con importados, sin que ninguna empresa suba los precios por tener un mercado cautivo, es una solución para todos sin ir de un péndulo a otro”, explicó.

Las empresas aspiran a abastecer a un mercado interno, con fuerte potencial. 

Satisfacción en la UOM

En la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) ya se habían mostrado esperanzados con la nueva realidad. 
De hecho, el propio Antonio Caló había participado del lanzamiento del programa y había pronosticado que sería un fuerte impulso para el sector.

En ese sentido, el líder metalúrgico aporta más datos que refuerzan este nuevo panorama: "En estos últimos 4 meses, en la UOM tenemos 18 mil afiliados nuevos", le dijo a FM La Patriada hace sólo unas semanas.

Y abundó: 2Más allá de la pandemia, las empresas metalúrgicas están produciendo al nivel que tienen que producir. Casi al 70/80 por ciento de la capacidad instalada".