Ante el inminente retorno presencial a las aulas, la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) concurrió a la Justicia para pedir que los docentes mayores de 60 años “sean dispensados de asistir a sus lugares de trabajo y puedan realizar sus tareas de manera remota”, ya que pertenecen al grupo de riesgo.

En un comunicado, el gremio asegura que “la negativa de la gestión Larreta ignora las causas médicas y científicas, así como los datos estadísticos que indican que se trata de un grupo de riesgo frente a los contagios de Covid-19”.

Según lo informado, el recurso de amparo fue presentado ante el Juzgado de Primera Instancia número 4, a cargo de la jueza Elena Liberatori, y la causa que lo movilizó fue “tras la negativa del Gobierno de la Ciudad de incluir a las personas mayores de 60 años entre las exceptuadas de concurrir a los edificios escolares, hasta tanto no se haya superado el peligro de la pandemia”.

Cabe destacar que el pasado viernes, el Consejo Federal de Educación (CFE) ratificó el retorno a las clases presenciales en todo el país, según la situación epidemiológica de cada región y bajo condiciones de seguridad sanitaria que garanticen el cuidado de la salud, bajo la premisa de que “sin salud no hay presente y sin educación no hay futuro”, según afirmó el presidente Alberto Fernández al cerrar el encuentro.