El secretario general de la CTA de los Argentinos, Hugo Yasky, criticó la falta de renovación en la cúpula de la CGT, y afirmó que el nuevo tridente es “más de lo mismo, como un guiso recalentado”.

“Es más de lo mismo, lamentablemente. No está a la altura de lo que las circunstancias reclaman y demandan. Eso está absolutamente claro: mirarse el ombligo y terminar haciendo lo mismo que llevó a esta crisis, esta falta de representación que tiene el movimiento obrero”, cruzó el diputado nacional al referirse al Congreso cegetista para definir las nuevas autoridades.

En declaraciones radiales, el candidato del Frente de Todos señaló que “salvo la única novedad del ingreso de Pablo Moyano, el resto es más de lo mismo, lamentablemente”. Y ejemplificó: “Es como un guiso recalentado”.

Yasky cuestionó también que se haya frustrado la propuesta para unificar la dos centrales más importantes de la Argentina, la CGT y la CTA, y señaló que “hubiese significado la posibilidad de un cambio que nos hubiese beneficiado a todos: los que están en la CGT y los que estamos afuera”.

Por otra parte, el dirigente oficialista señaló que en caso de que vuelva a ser derrotado el Frente de Todos en las elecciones legislativas, “no hay que precipitarse con los cambios. Hay que pensarlos bien y definir con inteligencia dónde convienen y dónde no”, en clara referencia a la interna acontecida en el oficialismo en la semana posterior a conocerse el resultado de las elecciones PASO.

La nueva CGT será conducida por un triunvirato integrado por Héctor Daer, de Sanidad; Pablo Moyano, de Camioneros, y Carlos Acuña, de estaciones de servicio. Mientras que el líder de la UOM, Antonio Caló, quien tenía el apoyo del kirchnerismo y se esperaba que fuese el cuarto integrante de la cúpula, finalmente quedará a cargo de la Secretaría Interior.