La familia del taxi de Córdoba necesita respuestas por parte de quienes legislan

Por Carlos Emanuel Cafure

25 de mayo de 2022

En los últimos años, desde sectores políticos y empresariales antiobreros, se vino pidiendo y de alguna manera instalando, la necesidad de avanzar en una mayor flexibilización laboral (es decir, tener directamente precarizado al trabajo, y llevar a la clase trabajadora en su conjunto, a una suerte de esclavitud laboral moderna del siglo 21).

Uno de los sectores que hoy está en un estado crítico, es el taxi.

Entre la pandemia, la crisis económica, y las apps extranjeras de transporte de personas, se encuentra en riesgo de extinción.

Recordemos que durante la pandemia no había circulación de personas en la calle (excepto quienes prestaban servicios esenciales) no se conseguía nada de trabajo y por ende tampoco de recaudación.

Ante la falta de viajes, no había ingresos suficientes para vivir bien (es importante señalar, que hablamos de un importante servicio público de transporte municipal).

Se perdieron a causa de ello, innumerables fuentes de trabajo (especialmente en horario nocturno).

En Argentina, asimismo, hay una crisis económica causada especialmente por una elevada inflación de dos dígitos que aumenta año tras año, y que al parecer no tendría solución desde la política en el corto o mediano plazo (no sabemos si por falta de decisión, o por incapacidad de nuestros gobernantes).

La inflación, engrosa el número de pobres.

También deteriora el poder adquisitivo de las personas.

A raíz de ello, vemos que cada vez hay menos ciudadanas y ciudadanos en condiciones de tomar un taxi con la regularidad que lo hacían antes (a veces se juntan entre varios, para hacer un viaje y colaborar a la hora de pagar).

Debemos entender por otro lado, que quienes trabajan en el taxi no tienen salarios fijos, sino que cobran un porcentaje de la recaudación diaria que hacen (debiendo en la gran mayoría de los casos hacer jornadas laborales inhumanas de doce horas arriba de un vehículo, que no les permite aún con semejante esfuerzo físico, tener un digno ingreso para su núcleo familiar).

Sus ingresos se encuentran absolutamente deteriorados, y en situación de indigencia.

Ya no alcanza solamente con subir la tarifa.

Estamos trabajando en otros mecanismos, que les permitan volver a tener ingresos acordes.

Debería garantizarse desde el Estado, que el piso salarial de toda persona que trabaje, sea como mínimo el equivalente al valor de la canasta básica total.

Junto a las autoridades del Sindicato de Peones de Taxi (especialmente con si Secretario General Héctor Miguel Arias), estamos trabajando en una serie de presentaciones a las autoridades correspondientes, para avanzar en esto.

Creemos fundamental, que el Ejecutivo Municipal convoque a una mesa de trabajo al Sindicato de Peones de Taxi de Córdoba, para abordar varias cuestiones que entendemos muy importantes en poder conversar y en avanzar.

TEMAS DE NOTA