La situación para los prestadores médicos de Córdoba en relación a la obra social APROSS es complicada y difícil y viene empeorando mes tras mes. Desde la seccional cordobesa del sindicato AMRA denuncian “precarización total de todo tipo de honorarios, fundamentalmente sobre las consultas y sobre las prácticas más habituales” y falta de respuesta a los reclamos.

En ese sentido, las cifras son elocuentes: con una inflación acumulada que roza el 80% entre 2020 y 2021, los directivos de la obra social solo aplicaron un aumento del 20% de los honorarios, lo que representa una pérdida de poder adquisitivo cercana al 60%.

“Nosotros creemos que la obra social provincial tiene los recursos necesarios para mejorar ostensiblemente los honorarios médicos, y con ello, la calidad de atención a quienes son los más débiles de la cadena: sus afiliados”, explica Hugo Zárate, secretario general de AMRA Córdoba, en diálogo con Data Gremial.  

El gremio exige un “aumento considerable de la consulta, las prácticas y las intervenciones quirúrgicas”. Y que de alguna manera la obra social genere un mecanismo para que el cobro le llegue directamente al médico, y que no pase por la intervención ya sea de las clínicas o de algunos centros de salud.

“Concretamente, la consulta promedio es de $ 400. Excepcionalmente en algunos casos apenas llega a $ 500. Creemos que el valor mínimo para el recién recibido debe ser de $ 700 y para los de mayor antigüedad y la especialidad, de $ 1.000 a $ 1.200. Con los valores vigentes, un médico para superar la línea de pobreza fijada en $ 65.000 tiene que hacer aproximadamente entre 150 y 180 consultas al mes. Eso es una vergüenza”, grafica Zárate.

Un universo muy grande afectados

De los entre 18.000 y 20.000 médicos en total que se calcula que hay en la Provincia, cerca de 10.000 tienen relación con el APROSS. Es decir, prácticamente la mitrad. Pero no solo eso. La no modificación del monto de las consultas también es grave, ya que el APROSS es referencia para los valores del resto de las obras sociales: para las prepagas y para las entidades particulares.

“En algunos casos excepcionales como OSDE, puede ser que estén pagando $ 600 o $ 700 la consulta, lo cual sigue siendo un valor muy lesivo. Gente con más de 25 o 30 años de profesión perciben ese valor por la consulta. Eso genera una distorsión en esta actividad, que hace que el más perjudicado sea el paciente (la obra social tiene medio millón de afiliados), porque empiezan a correr los famosos plus, por la falta de incentivos de las obras sociales. Para colmo, cabe resaltar que esto se efectiviza con un atraso de no menos de 90 días en promedio. Es un verdadero escándalo y es vergonzosa la situación nuestra de los médicos”, amplía Zárate.

Hugo Zárate, secretario general de AMRA Córdoba
Hugo Zárate, secretario general de AMRA Córdoba

La total falta de respuestas

Desde AMRA Córdoba reclaman una reunión con el ministro de Salud provincial, Diego Cardozo, y el presidente de APROSS, Nicolás Carvajal, ya que hasta el momento no han obtenido respuesta alguna a todas solicitudes que fueron enviadas en sendas notas.

“Pedimos reuniones, pero no nos contestan. Nosotros no queremos agredir, queremos defender el interés del colectivo médico. Y creemos que el diálogo que nosotros queremos instalar debe ser constructivo y que las partes estén de acuerdo. Seguimos exigiendo y no vamos a bajar los brazos, para que el nivel de la consulta sea el que corresponda y no los magros valores que nos está planteando el APROSS”, indica Zárate.

Por último, Zárate hace un llamado a que más colegas cordobeses se sumen al sindicato. Las organizaciones colectivas son las únicas que pueden lograr mejoras sustanciales en la parte salarial, las condiciones laborales, en la regulación de los honorarios con una organización como el AMRA. Somos un gremio nacional y en Córdoba vamos a cumplir 10 años de trayectoria.  Estamos en una etapa de consolidación y estamos pidiendo la extensión de la personería gremial. De lograr eso sería un gran salto en calidad y cantidad”, concluye.