Roberto Fernández, líder de la UTA, comunicó el estado de alerta y movilización debido a la falta de pago de los salarios de 18.000 choferes y exigió “urgentes soluciones” e intervención por parte del Ministerio de Transporte y el de Trabajo.

En un comunicado de prensa, el dirigente gremial declaró: “Se requiere la directa intervención de ambos Ministerios para evitar que 18.000 choferes carezcan de sustento alimentario, lo que es un requisito básico para evitar los conflictos y mantener la paz social en el transporte, incluido el urbano y suburbano”.

Además, Fernández anticipó que, de no obtener una respuesta favorable, se llevará adelante un paro por 24 horas el domingo 10 de enero. Y agregó que se requiere una urgente solución, “que no puede postergarse hasta después de la primera semana de 2021”.

En dicho comunicad se detalla que el gremio comunicó al Ministerio de Trabajo “la situación por la que atraviesan los choferes de larga distancia, a quienes las empresas alegan no poder hacer frente al pago de los salarios como consecuencia de su grave situación económica”.