Este lunes, el Gobierno federal de Bélgica aprobó la reforma laboral que reduce la semana laboral a cuatro días y flexibiliza los horarios de los trabajadores. Según detalló el presidente del Gobierno belga, Alexander De Cro, el objetivo es “fortalecer a los trabajadores y las empresas” y pretende establecer una “economía más sostenible, innovadora y digital”.

En tanto, esta reforma laboral permitirá a los trabajadores realizar sus tareas en cuatro días en jornadas de 10 horas lo no provoca una reducción de las horas trabajadas. La reforma contempla una condición máxima de 9,5 horas de trabajo diarias ampliables a 10 horas, previo acuerdo entre empresa y sindicatos.

También se contempla que los empleados puedan trabajar más horas una semana para compensarlo con menos horas de trabajo la siguiente. Además aquellos con horarios variables deberán tener previsión de sus jornadas con un mínimo de siete días de antelación. “No puede haber presión para leer y responder mensajes fuera del horario laboral”, aclaró también el ministro de Trabajo belga, Pierre-Yves Dermagne.

Reducción de la jornada laboral en Argentina: cuáles son los proyectos

En este marco, en la Argentina se viene discutiendo la reducción de la jornada laboral y hay proyectos en el Congreso pero para reducir las horas diarias.

Uno es el que planteó el diputado nacional por el Frente de Todos y secretario de la CTA, Hugo Yasky, en 2020. Se trata de un proyecto de ley en el Congreso para reducir la jornada laboral de 48 horas a 40 semanales. “El objetivo de esta iniciativa es reducir la carga de horas semanales para que más trabajadores que están en la informalidad, que superan el 30 por ciento, sean contratados y pasen a la esfera formal”, detalló Yasky.

También, otro dirigente que viene planteando la reducción laboral es el ex diputado nacional y abogado laboralista Héctor Recalde que afirmó que hay que reducir la jornada de trabajo, la crisis tiene que ser oportunidad.  Por su parte, desde el Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, exigió la reducción de la jornada laboral en su paquete de propuestas presidenciales.

A nivel provincial, fue la propia ministra de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, Mara Ruíz Malec, que había afirmado que trabajar “muchas horas” no siempre “redunda en la productividad”. En esta línea, admitió que es admisible debatir la reducción de la jornada laboral a cuatro días con sindicatos y universidades.