En una entrevista con el canal TN, el comediante ultramacrista Alfredo Casero opinó despectivamente del presidente Alberto Fernández. “Prefiero a Cristina (Kirchner) antes que a este remisero”, dijo, como si la actividad laboral a la que hizo alusión para intentar degradar la figura presidencial fuera algo denigrante.

Obviamente, desde la Federación de Remiseros (FAREM) que conduce Alejandro Poli, no se lo dejaron pasar: “Para mí sería un orgullo que el Presidente fuera remisero pero me parece que no lo dijo con el objetivo de enaltecer que un trabajador haya llegado a la casa de Gobierno, lo dijo faltándole el respeto al Presidente y a los trabajadores”, comenzó Poli en diálogo con Data Gremial.

“Hay que ser respetuoso, primero del Presidente, porque es la figura máxima de nuestro país. Segundo, si una persona pública como él le falta el respeto, después se pierde todo el ejemplo en la calle y terminamos con una crisis de institucionalidad porque cada uno le falta el respeto al policía, al juez, a la maestra”, expresó el dirigente. 

Para Poli, lo que dijo Casero “es una falta de respeto a todos los argentinos, ya sea que hayan votado o no a Alberto Fernández porque está atacando a la investidura presidencial, que nos representa a todos. Y, por otra parte, está siendo irrespetuoso con la clase trabajadora”. 

“Entonces me parece que tiene que saber lo que significa trabajar de remisero en Argentina, donde es una ocupación que se dignificó a partir de que en la década del 90 habíamos quedado todos en la calle. Se trata de una actividad que genera empleo, paga impuestos y le permite el desarrollo a muchas familias”, describió el dirigente.

Y amplió: “Muchos hijos pueden ir a estudiar y desarrollarse, gracias a que sus padres son remiseros”.

Por otra parte, Poli expresó que el hecho de que Casero trate de denigrar al Presidente haciendo alusión a la actividad que él representa, “significa que este hombre nunca ha trabajado y nunca ha entendido nada. Porque muchos remiseros le dieron de comer cuando pagaron las entradas cuando era actor”, lo cruzó.

Para concluir, exigió: “Lo primero que tiene que hacer es pedir disculpas al presidente, a los argentinos y a los remiseros porque para nosotros es un orgullo ser trabajador de esta actividad”.