La Unión del Personal de Seguridad de la República Argentina (UPSRA), liderada por Ángel García, sufrió diversos ataques a seccionales y dirigentes del gremio de seguridad privada del Área Metropolitana de Buenos Aires. En este marco, llevaron las pruebas a la Justicia desde donde ya avanzan con  las investigaciones para encontrar a los responsables.

En este marco desde el sindicato repudiaron "los reiterados actos vandálicos y cobardes que se vienen repitiendo en nuestro ámbito gremial'. Denunciaron que fueron agredidos "delegados regionales, representantes sindicales, colaboradores". Asimismo, registraron "destrozos, incendios y atentados con arma de fuego en distintas sedes de nuestra organización gremial y en domicilios particulares".

Denuncia penal de la UPSRA

En tanto, los atentados "ya fueron denunciados penalmente en cada caso" y apuntaron contra "pseudos pretendidos representantes de nuestro gremio y en ciertos casos ajenos a nuestra actividad de seguridad privada".

Las investigaciones "se mantienen activas y en estudio, por parte de la Justicia y Dependencias Policiales" y "están cerca de las distintas pistas y de identificar a los responsables".

Por último desde el gremio enviaron tranquilidad a sus afiliados: "Queremos llevar tranquilidad a las compañeras y compañeros de la actividad, con la mira puesta en tratar de erradicar estos actos salvajes de violencia que nunca se han producido desde la misma época de recuperación y normalización de nuestra organización gremial, allá por el año 1982".

Agresión a Ángel García

En noviembre pasado, el secretario general de la Unión Personal de Seguridad República Argentina (UPSRA), Ángel García, fue agredido en la vía pública bajo la advertencia: “Te lo avisó”. A partir de gritos y la bronca de los vecinos del lugar, los agresores huyeron sin robar nada.

Desde UPSRA sostuvieron que el episodio está relacionado con las amenazas de muerte que García, aseguran, viene recibiendo “a través de mensajes de audio de Whatsapp” por parte del “ya imputado por homicidio Leónidas Requelme, mandamás junto a Christian López del marginal Bloque Nacional de Seguridad Privada, con escasa representación entre los trabajadores, pero con oscuros financiamientos empresariales".