Existen en nuestro país más de 300.000 mil mujeres de entre 59 y 64 años están en edad de jubilarse, pero no pueden hacerlo porque no cumplen con el requisito de tener 30 años de aportes, entre los registrados formalmente y los que pueden reconocerse por una moratoria. Para dar respuesta a este problema, en los últimos días a Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) está trabajando en un programa que reconocerá a las mujeres años de aportes por cada uno de sus hijos.

El proyecto se llama “Programa Integral de Reconocimiento de Períodos de Servicio por Tareas de Cuidado” y reconocerá a las mujeres en edad de jubilarse (entre 59 y 64 años) un año de aporte por cada hijo o hija. En el caso de las mujeres que hayan sido titulares de AUH se les computarán dos años adicionales, siempre que el niño o niña haya recibido el beneficio por más de un año. 

Además, a las trabajadoras registradas que hayan hecho uso del período de licencia por maternidad y por excedencia también se les reconocerá dicho plazo para acceder a una jubilación.

Desde la Anses adelantaron que el programa será anunciado entre fines de julio y agosto. Y una vez que esté vigente, permitirá jubilarse a 155.000 mujeres durante 2021 y a otras 30.000 el año que viene. Se trata de mujeres que están en edad de acceder a la jubilación, pero no tienen los 30 años de aportes requeridos.

El 44% de las mujeres en edad jubilatoria no puede acceder a un beneficio previsional, de acuerdo con los registros de Anses. Uno de los factores principales que explican esta situación es que el mercado de trabajo formal genera más dificultades para insertarse a las mujeres que a los varones.

“El Programa Integral de Reconocimiento por Tareas de Cuidado constituye una política de justicia social y equidad que amplía la protección de los derechos de las mujeres al momento de su jubilación. Se alinea con las mejores experiencias internacionales en la búsqueda de equidad de género en materia de seguridad social”, explicaron desde Anses.

“Busca compensar la brecha de años de aportes generada por las tareas de cuidado, reconociéndolas como períodos de servicio. Está destinado a reparar las condiciones de desprotección de una población que, históricamente, ha sufrido las consecuencias directas de las desigualdades en el acceso al mercado laboral, así como obstáculos y una mayor precarización por cuestiones de género”, agregaron.

Un informe reciente publicado por la Dirección de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía, elaborado junto con Unicef, reveló que las mujeres a cargo de hogares con niñas, niños y adolescentes son las más afectadas por la crisis económica: enfrentan una peor inserción en el mercado laboral (mayores niveles de informalidad, mayor inestabilidad, salarios más bajos) a la vez que experimentan falta de tiempo, lo que se profundizó por la pandemia.

“Como consecuencia de esto, cae su tasa de participación económica y aumenta su desempleo, lo cual incrementa los niveles de pobreza e indigencia en sus hogares”, subrayó el informe. Y señaló que frente a algunos indicios de recuperación económica, las mujeres a cargo de hogares con niños, niñas y adolescentes enfrentan los mayores obstáculos para reincorporarse a la vida laboral, mantener sus puestos o buscar un nuevo empleo.