A horas de que el Gobierno nacional alcanzara el acuerdo preliminar con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Confederación General del Trabajo (CGT), brindó su apoyo a la gestión de Alberto Fernández y Martín Guzmán.

Desde la organización que comandan Héctor Daer, Pablo Moyano y Carlos Acuña, destacaron en primer lugar los “términos sociales y laborales” en los que se alcanzó el acuerdo con el organismo.

“Nuestro Gobierno mantuvo con firmeza el compromiso de defender las políticas sociales, laborales y de seguridad social de nuestro país, y por ello expresamos nuestro apoyo al acuerdo”, remarcaron.

Cabe marcar que en su exposición el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, agradeció específicamente al movimiento sindical por el apoyo recibido en el marco de las negociaciones.

La CGT reivindicó el rol del peronismo

Desde la Confederación no dejaron pasar el contexto en el que se llegó a la toma de deuda durante la gestión del expresidente Mauricio Macri y marcaron que “nuevamente el peronismo viene a hacerse cargo del irresponsable endeudamiento contraído por gobiernos liberales”.

“Forma parte del capítulo social del entendimiento anunciado, la necesidad de garantizar durante los próximos años el crecimiento del salario real de los trabajadores: los sindicatos trabajaremos con responsabilidad para alcanzar los consensos paritarios que permitan hacer realidad el objetivo central de una economía que se desarrolle en forma inclusiva”, aseguraron.

Para el triunvirato que conduce la CGT, será clave lo que ocurra con las inversiones privadas en el marco de este acuerdo para poder sostener los derechos laborales y de los jubilados en la Argentina.

Tweet de Héctor Daer

“Esperamos que la certidumbre macroeconómica que se desprende del acuerdo alcanzado movilice las inversiones necesarias para potenciar el crecimiento económico y permitan reducir los niveles de pobreza y desigualdad que hoy resultan intolerables”, enfatizaron.

En esa línea, volvieron a poner el foco en que es el peronismo el espacio que “vuelve a demostrar que es posible superar las peores crisis sin resignar derechos sociales, sin ajustes ni devaluaciones y defendiendo el interés nacional”.

“Saludamos el acuerdo con la esperanza que éste sea un punto de inflexión que nos permita reconstruir definitivamente el tejido social para la felicidad delos más postergados”, concluye el documento.