El escándalo desatado al interior del bloque de Juntos en el Senado bonaerense sigue dando tela para cortar y ahora, la exempleada de la senadora Lorena Petrovich la complicó más y dijo que no había razones para despedirla.

En diálogo la radio La Cielo, la platense Gisela Montini, dijo que la legisladora de Lanús “la subestimó” y repasó cómo fue la relación laboral que las unía hasta hace unos meses, cuando la trabajadora realizó la denuncia.

La exempleada complicó a la senadora macrista que le pagaba con plata del Estado: “No tenía justificativo para echarme”

“Decidí denunciarlo porque más allá de mi hernia de disco, no tenía justificativo para echarme. Le di un tiempo, me subestimó mucho me parece”, relató la joven.

Montini trabajaba en la casa de Petrovich haciendo tareas de limpieza y de cuidado del hijo de la senadora, y de su madre, pero con un contrato que la calificaba como empleada del Senado, por lo que la legisladora habría incumplido en su función pública.

El Destape difundió el recibo de sueldo de Monti en el Senado, lugar donde denuncia que jamás prestó tareas
El Destape difundió el recibo de sueldo de Monti en el Senado, lugar donde denuncia que jamás prestó tareas

“Estuve en negro desde 2017 y en 2018 me blanqueó por el Senado. Tuve que ir al Senado a hacerme todos los estudios y los requisitos para que me den el alta y estaba en perfecto estado. Yo trabajaba en su casa, nadie me conoce en el Senado”, marcó.

El despido injustificado

En mayo, Montini le mandó una carta documento para que Petrovich aclare la situación laboral dado que, según señala, la despidió cuando le diagnosticaron una hernia y no podía seguir haciendo tareas de fuerza.

La carta documento que Montini le envió a Petrovich, dada a conocer por el portal El Destape
La carta documento que Montini le envió a Petrovich, dada a conocer por el portal El Destape

La relación se deterioró a principio de 2021, cuando Montini le dio un certificado: “Le presenté un certificado médico por primera vez en 4 años, me lo hice en enero cuando yo estaba de vacaciones. Tenía un dolor en la columna, fui al médico y me dijo que tenía una hernia de disco”.

“Ahí hablé con ella y le dije que eran muchas actividades lo que me estaba asignando, pero no tuve respuesta. Después de eso siempre fue muy cortada y nunca tuvimos un diálogo. Le insistí de hablar y pero ella nuca podía”, agregó. 

En abril del corriente, Petrovich se habría dirigido al domicilio de Montini y le habría notificado que “le había dado de baja el contrato”, cortando así toda relación laboral entre las partes.

Petrovich es ahijada política del intendente de Lanús, el ultramacrista Néstor Grindetti, quien la impulsó al senado bonaerense.