La Unión de Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (URGARA), encabezada por el secretario general, Pablo Palacio, definió en un Congreso Nacional Ordinario Anual donde anunciaron la continuidad del plan de lucha por el bono compensatorio. “Que quede claro que no renunciaremos a nuestro reclamo por un bono que compense el esfuerzo de los trabajadores en igualdad de condiciones con los demás sectores de la actividad”, enfatizaron a través de un comunicado.

Tras el vencimiento de la conciliación obligatoria dictada por Ministerio de Trabajo, debido al reclamo por el bono 2021 que llevó a URGARA a parar en todos los acopios del país, desde el gremio manifestaron que no cesarán el reclamo: “Exigiremos también el reconocimiento de todos los trabajadores y trabajadoras que representamos, tanto en lo salarial como en el establecimiento de condiciones de trabajo acordes a sus necesidades”, enfatizó Palacio.

La URGARA continuará con medidas de fuerza en reclamo del bono compensatorio

También, en la jornada reflexionaron “con preocupación” acerca de la coyuntura económica actual del país, considerando a un acuerdo con el FMI como el “menor de los males ante la posibilidad de un default”.

El endeudamiento externo de la Argentina condiciona las posibilidades de crecimiento y desarrollo productivo. El incumplimiento de las obligaciones acarrearía consecuencias sumamente negativas para el mundo laboral. Un acuerdo es necesario para comenzar un camino de crecimiento con inclusión, pero al mismo tiempo, velaremos porque el ajuste que conlleve el mismo lo hagan los sectores más concentrados de la economía, siempre beneficiados por las políticas neoliberales”, pusieron en común en un documento los delegados congresales participantes.

De esta manera, los delegados presentes dejaron en claro que no tolerarán un retroceso sobre los derechos de los trabajadores que implique “el establecimiento de una reforma laboral y/o previsional que ponga en riesgo las conquistas obtenidas”.

Finalmente, también se refirieron a la lucha por la reducción de la jornada laboral, un tema tratado desde el Congreso de 2020 realizado en Necochea. “Tendrá un impacto altamente positivo no solo para los trabajadores sino para toda la economía de nuestro país”, poniendo como ejemplo a los beneficios de su implementación en diferentes países del “primer mundo”.

“En el caso argentino, no solo reactivaría la economía permitiendo a miles de ciudadanos acceder al mercado laboral, sino que se protegería la salud de miles de trabajadores y trabajadoras que desarrollan sus tareas en condiciones insalubres por desidia de los empresarios”, concluyeron en el documento realizado en el 65º Congreso.

URGARA cuenta en la actualidad con 9.000 afiliados en todo el país que se nuclean en los sectores de Puertos Privados; Control y Exportación; y Acopio. Integra la Federación Marítima Portuaria y de La Industria Naval de La República Argentina (FeMPINRA), y la Confederación Argentina de Trabajadores de Transporte (CATT).