Luego de que funcionarios del Gobierno de la Ciudad afirmaran que el 31 de mayo volverán las clases presenciales, Nicolás Trotta, Ministro de Educación, salió a responder y sostuvo que "nadie sabe" que es lo que ocurrirá desde el punto de vista sanitario en esa fecha.

"Nadie sabe qué va a ocurrir el 31 por eso fue fundamental el compromiso de todas las jurisdicciones, salvo la Ciudad de Buenos Aires, de desplegar una estrategia de continuidad pedagógica común en el marco de la no presencialidad, incluyendo los tres días de la semana próxima", agregó.

Asimismo, el funcionario calificó de "una irresponsabilidad" lo planteado desde el gobierno porteño, ya que "no es una cuestión de deseo, porque en esa fecha volverá la presencialidad en aquellos lugares cuya situación epidemiológica sea baja o media y una presencialidad administrada los que tengan riesgo alto".

"Si la Ciudad de Buenos Aires dice que vuelven las clases presenciales no se rige por factores epidemiológicos, sino por especulación política y están poniendo en riesgo a toda la comunidad educativa. Estamos en una instancia de bimodalidad y eso es lo que hace injustificable la decisión de la Ciudad", sostuvo.

Para concluir, Trotta opinó que hay un “mensaje equivocado” de parte del Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ya que “todos sabemos que nadie aprende en casa lo mismo que en la escuela, ahora dice que no se puede esperar ningún día y por eso se difieren estos tres días a diciembre, pero tampoco hay que perder ningún día en el esquema de la no presencialidad”.