Luego que el Gobierno anunciara un principio de entendimiento con el Fondo Monetario Internacional sobre las políticas claves en la reestructuración de la deuda, el secretario adjunto de ATE Nacional, Rodolfo Aguiar, advirtió que “el Ejecutivo eligió no denunciar ante organismos internacionales el préstamo ilegal tomado por la gestión de Mauricio Macri y terminó legitimando una estafa”. “Se trata casi de un co-gobierno del FMI", sentenció.

“Esperamos que ahora la plata para pagar se la saquen a los ricos, petroleras, mineras y bancos”, exigió el dirigente en base al acuerdo de llegar al déficit fiscal cero en 2026 y propuso: “Se debe transformar en permanente el aporte a las grandes fortunas y cobrar mayores cánones o, como Estado, comenzar a participar de las ganancias empresarias".

Aguiar alertó que "si se consolida este entendimiento inicial, estaremos frente a una pérdida alarmante de soberanía” debido a las misiones trimestrales que el FMI enviará al país como parte del entendimiento para auditar el cumplimiento de las políticas. “Que una comisión del organismo vuelva a instalarse en nuestro país para controlarnos y cada tres meses emita informes vinculantes, se trata casi de un co-gobierno del fondo", criticó.

El mismo día que se comunicó este entendimiento, Argentina pagó uno de los vencimientos de deuda por 731 millones de dólares, a los que se le sumarán 366 millones a entregar el 1 de febrero. Los mismos forman parte de la extraordinaria deuda causada por el préstamo ilegal de 44,5 mil millones de dólares (y sus respectivos intereses) tomado en 2018 por Mauricio Macri, el cual no fue consultado ni aprobado por el Congreso Nacional y rompió el estatuto del propio Fondo.

"Cuesta mucho creer que no se van a ajustar los salarios y las jubilaciones, a partir de la naturaleza de los compromisos asumidos, como el ordenamiento de las cuentas públicas, reducción del déficit, la eliminación de emisión monetaria o el drástico aumento de las reservas netas", señaló el adjunto de ATE. Según lo anunciado, en los próximos años habrá una reducción del déficit gradual: 2,5% del PBI para este año, 1,8% en 2023, 0,9% en 2024, 0,5 en 2025 y cero en 2026.

De esta forma, el Gobierno continuará el esquema de pagos vigente convalidando la deuda tomada por la gestión anterior, por lo que Aguiar concluyó: "Tenemos la sensación que hoy le empezaron a allanar el camino a la oposición para el 2023. Vamos a tener que dar una dura pelea, para que la crisis no la vuelva a pagar el pueblo".