El secretario general de la Unión Tranviaria Automotor (UTA), Roberto Fernández, no descartó que su gremio vaya al paro en el interior, vencido el plazo de conciliación obligatoria impuesto hasta el lunes próximo a las 24 horas.

“Espero que COFETRA (Comité Federal de Transporte), que es la representante de todas las provincias, le reconozca el presupuesto a los empresarios para nosotros poder encontrarle la solución a nuestro reclamo salarial, que acordamos con ellos, pero a las tres audiencias convocadas estos empresarios no se han presentado. Tenemos otra el viernes y esperamos que se presenten, si no tendremos que ir obligadamente a un paro”, señaló en declaraciones radiales Fernández.

“Lo que no entendemos –continuó- es a los gobernadores que acordaron hace mucho tiempo que se iban a hacer cargo, con la plata que el Gobierno les manda, de un aporte para cubrir los costos de los empresarios y en esos costos está el salario de los trabajadores. Pero ahora no vienen a las audiencias, es algo que vemos medio raro. Si son cuestiones políticas, nosotros no tenemos nada que ver con el tema político”.

“El Gobierno ha girado a todas las provincias 46 mil millones de pesos y el resto del gasto lo tienen que pagar las provincias, porque el transporte es de cada provincia. Los empresarios acordaron que vamos a tener el mismo sueldo que acá en el AMBA pero no van a las audiencias. Tenemos que hacer un conflicto, una medida, que no es nuestra intención”.

Respecto de la cuestión paritaria frente al avance inflacionario, Fernández insistió que dependen no solo de la buena voluntad de los empresarios sino de la articulación de los subsidios que otorga la nación y que “por algún motivo no llegan, no están”.

Respecto del trámite judicial que se sustancia por el ataque a la sede gremial, del 16 de diciembre de 2019, con 47 imputados, pero con falta de mérito para 41 de ellos, Fernández explicó: “Uno siempre cree en la Justicia, pero eso fue un asalto como comando, porque dieron vuelta un auto, subieron por una escalera que no sé cómo aparecieron, rompieron todo el frente del sindicato, que hay oficinas en el primer piso y ahí se metieron, piso por piso, con gente dirigida. Decir que encontraron falta de mérito nos sorprende, cuando los videos transmiten todo lo que estaba pasando. Pero seguimos creyendo en la justicia, aunque nuestros abogados no pueden creer ni entender el fallo”.